El tenista argentino Francisco Cerúndulo fue demorado en París luego de que un taxista lo denunció por agresión en un posible estado de ebriedad y, según informaron las autoridades, fue aprehendido junto con cuatro acompañantes en el hotel donde se hospedaban para que de su declaración. Horas más tarde y tras el testimonio, la fiscalía lo liberó al igual que a las otras personas, por falta de pruebas.

La versión del taxista señalaba que el reciente eliminado del Roland Garros se enfureció cuando éste no aceptó que cinco personas viajaran en el auto. Aunque Cerúndulo le ofreció pagarle más, el conductor se volvió a negar y eso habría ocasionado el momento violento de Cerúndulo en el que le habría pegado una cachetada.

La revista France Bleu Paris informó que la denuncia estaba caratulada como "violencia deliberada en una reunión en estado de ebriedad". La fiscalía y los policías explicaron que no había cámaras por la zona ni testigos que pudieran ratificar los dichos del taxista y, aunque el tenista argentino de 23 años admitió que hubo "un revuelo", negó cualquier actitud violenta al respecto.

El siguiente es el comunicado que difundió Cerúndulo: "Hola a todos, quería contarles que todo lo que se está mencionando en las redes es falso. Yo estaba con familiares a la noche pidiendo un taxi y le pedí si nos hacía un favor y nos subía a 5 personas.

Francisco Cerúndulo

El taxista me dijo que sí, que lo esperara 2 minutos, que iba a hacer algo y volvía. "Cuando volvió y vio que hablábamos otro idioma, como que se asustó y nos dijo que al final cinco no, le preguntamos por qué, se puso nervioso y nos empezó a gritar, a tratarnos mal y dijo que iba a llamar a la policía.

"Nosotros no le dimos importancia, nos fuimos al hotel para pedir otro taxi y al minuto apareció la policía y me interrogó a mí y a uno de mis familiares adentro del hotel en el lobby porque el taxista dijo que supuestamente lo habíamos agredido.

Nos llevaron a la comisaría y, luego de unas horas porque era feriado y todavía no había nadie, después de corroborar a través de las cámaras de seguridad el hecho, se dieron cuenta de que nada había pasado.

"Nos pidieron perdón porque no podían creer que por esto nos habían detenido. Yo estoy perfecto, solo fue un mal momento

¡Gracias a todos por preguntar como estoy y preocuparse!", culminó el escrito. MC/KDV NA