(Por Marina Butrón).- El fútbol no tiene género, pero las diferencias entre el masculino y el femenino siguen siendo abismales. En el deporte más popular de la Argentina, el femenino tuvo este año como logro principal que su mejor torneo de la AFA fuera transmitido por TV abierta y contado por mujeres.

En otro paso hacia la profesionalización, la Asociación del Fútbol Argentino y el Estado (representado en Radio y Televisión Argentina S.E. y Contenidos Públicos S.E.) llegaron a un acuerdo para que la liga femenina entera fuera televisada en forma gratuita para toda el país, lo que lo convirtió en el primero de Sudamérica en transmitir todos los partidos de su torneo en vivo, directo y gratis por los medios públicos.

YPF, la empresa energética de bandera, dio su apoyo como el sponsor principal de la Liga Femenina de Fútbol y Axel Kicillof, gobernador de la Provincia de Buenos Aires, aportó el Estadio Único "Diego Armando Maradona" de La Plata para jerarquizar el torneo y varios de los clubes más importantes pusieron a disposición los estadios donde habitualmente juega el masculino.

Además, la TV Pública, DeporTV y todas las plataformas de los medios públicos pusieron equipos periodísticos integrados en su totalidad por mujeres en relatos, comentarios y campo de juego, otro ámbito en el que la mujer viene relegada e invisibilizada hace décadas.

La Televisión Pública emitió el reality "Relatoras argentinas", con la conducción de Mariano Peluffo, y después de una selección muy exigente, a cargo de un jurado especializado que integraron Viviana Vila, Walter Nelson, Evelina Cabrera y Miguel Tití Fernández; Lola del Carril resultó la ganadora de la "Liga de relatoras" entre 16 postulantes. La voz del relato deportivo en los partidos femeninos más importantes también se convirtió en la voz del fútbol italiano masculino en ESPN, donde la exLeona Mercedes Margalot relata fútbol neerlandés, entre otros eventos deportivos.

En cuanto al seleccionado femenino, que a mitad de año pasó a ser conducido por Germán Portanova (ex entrenador de UAI Urquiza), volvió a tener actividad y pantalla: las tres fechas FIFA que jugó contra Brasil, México y Ecuador, todas como visitante, fueron transmitidas por los medios públicos, con voces de mujeres.

Click to enlarge
A fallback.

El 2019 fue un año histórico para el fútbol femenino de la Argentina por el Mundial de Francia, la medalla de plata en los Juegos Panamericanos y principalmente por el camino hacia la semi-profesionalización del campeonato de AFA que tuvo a Macarena Sánchez (hoy al frente del Instituto Nacional de la Juventud, además de futbolista de San Lorenzo) como símbolo de la lucha por la equidad de género.

En el Mundial, al que el seleccionado femenino pudo clasificar después de 12 años de ausencias (no estuvo en los torneos de 2011 y 2015), Argentina no alcanzó los octavos de final pero igualmente quedará en los archivos, ya que por primera vez logró sumar puntos y convertir goles, y empezó a tener visibilización.

En el 2020, pandemia mediante, el seleccionado femenino no tuvo actividad y el torneo local -primero semiprofesional del fútbol femenino argentino de la historia, con un mínimo de ocho jugadoras del plantel con contrato- quedó vacante, tras la determinación de la AFA de dar por terminada la competencia sin campeonas ni descendidas.

Hacia finales de ese año comenzó el Campeonato Transición 2020, que se completó en 2021 y en el que hubo un hecho histórico: Mara Gómez se convirtió en la primera jugadora trans en debutar en la Primera División del fútbol argentino.

En el balance de este año, en el que las Santitas de San Lorenzo fueron campeonas del Apertura y jugaron la Copa Libertadores, y en el que Las Guerreras de Boca conquistaron el Clausura y la Superfinal 2021, se destaca la visibilidad, la difusión y las voces de las mujeres en el fútbol, en radio y TV. Todo es crecimiento para un deporte que no tiene género pero sí privilegios. (Télam)