El club Brann SK, de la primera división de Noruega, despidió a un futbolista de su plantel profesional y apercibió por escrito a otros diez por participar de una fiesta sexual nocturna en el estadio, ubicado en la ciudad de Bergen, 460 kilómetros al oeste de la capital Oslo.

El mediocampista Kristoffer Barmen, de 28 años, fue expulsado de la institución luego de investigaciones que revelaron un rol clave en la organización de la orgía, de la que participaron doce jugadores.

El arquero danés Mikkel Andersen, por su parte, renunció a su contrato y regresó a su país frente a las amenazas recibidas por él y su familia, precisa un despacho de la agencia AFP.

El episodio, informado por la prensa local, ocurrió el pasado 10 de agosto cuando el grupo de futbolistas compartió una cena y una salida a un club nocturno, desde el que se dirigieron al estadio en compañía de siete mujeres.

Las cámaras de seguridad del club filmaron a los jugadores manteniendo relaciones sexuales en los vestuarios e incluso en el terreno de juego. (Télam)