(Por Natalia Duhalde) Enemistado con el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio "Chiqui" Tapia, y convencido de la censura que deriva de ello, Ricardo Caruso Lombardi rechazó hoy la posibilidad de desarrollar su carrera de director técnico en el exterior y afirmó que no se va del país porque es "más argentino que el bife de chorizo".

En Mar del Plata, donde aprovecha sus vacaciones para salir a caminar, juntarse con amigos y meterse en el mar por recomendación médica, luego de ser operado por una pancreatitis, el entrenador reafirmó sus diferencias con la máxima autoridad de la AFA, reconoció que Lionel Scaloni "tuvo suerte y mostró aptitudes" en el camino hacia la consagración en la Copa del Mundo y destacó la aparición de un nuevo Messi en la Selección.

Pasaron dos años desde su última experiencia como DT en Belgrano de Córdoba, del que marchó envuelto en un escándalo de cuestionamientos hacia Tapia por supuestos favores a Barracas Central en el torneo de la Primera Nacional, segunda división del fútbol argentino.

Desde entonces, Caruso Lombardi no volvió a dirigir, lo que atribuyó a su enfrentamiento con el presidente de AFA, y desestimó que la situación pueda cambiar en este 2023 que recién comienza: "No tengo ninguna expectativa porque él (Tapia) tiene su manera de pensar y yo la mía".

"No voy a estar detrás de una persona para que me deje trabajar. No voy a rendirle pleitesía a nadie", avisó el "Tano", antes de relacionar la disputa también con su intención de intervenir en la Asociación de Técnicos del Fútbol Argentino (ATFA).

"Yo simplemente quise un gremio de los técnicos que sea limpio, transparente y que tengan lo que se merecen. Si él no quiere eso es su problema. Luché para que los técnicos puedan tener una elección justa como corresponde, que los 25 mil técnicos puedan votar", explicó.

"Ahora si después votan sólo 700 y con una lista única, que es la de él, ahí uno se da cuenta que todo lo que estamos hablando está de más", remarcó.

Caruso Lombardi contó que tuvo "muchas propuestas para dirigir en distintos lugares de Sudamérica", pero se resistió a emigrar "por un capricho" dirigencial. "No tiene sentido, no voy me a ir del país porque soy más argentino que el bife de chorizo. Estoy bien acá, tengo muchos proyectos en Buenos Aires".

"Me quedo y si no dirijo no importa. Tengo 30 años de trayectoria, de mí jamás podrán decir nada. Hice todas las cosas que tenía que hacer con muchísimos resultados a favor y eso me llena de orgullo, porque la gente siempre te da las gracias por cada uno de los 25 clubes donde estuve" señaló el DT, que el próximo 10 de febrero cumplirá 61 años.

"Tapia fue quien me quitó el saludo y eso un presidente de AFA no lo puede hacer. Me hizo juicio porque no está de acuerdo sobre cómo opino, es una persona sin códigos, pero allá él, si está contento, que siga así", remató.

Consultado sobre el Mundial de Qatar, Caruso Lombardi aceptó que "Chiqui" Tapia sólo tuvo el mérito de "acompañar a la Selección", sin profundizar sobre su apuesta por elegir a Lionel Scaloni en 2018 cuando era un entrenador sin experiencia en el cargo.

"Scaloni tuvo suerte y mostró aptitudes. En lo personal no lo hubiera elegido, aunque sí estoy convencido de que los jugadores lo querían. Se encontró con un Messi que está en un muy buen momento, que es el que la gente quería".

"Yo en un momento critiqué a Messi porque no adulo a nadie. Pero el Messi que vimos en este Mundial era el que quería la gente: el jugador dado, el que se saca fotos, el que está con la gente, el que pide la pelota, que se pone el equipo al hombro y el define los partidos. No podemos comparar al Messi de ahora con el de antes", diferenció.

¿Messi superó a Maradona?, se le preguntó: "Maradona es una gloria y un estandarte. A mí me ayudó muchísimo en mi carrera deportiva, me metió en el fútbol en primera división, por eso hablar de él para mí es hablar con el corazón".

"Nosotros tuvimos a Maradona y a Messi, nadie más tuvo esa suerte en el mundo, por eso los argentinos tenemos que aprovechar a esos dos monstruos", aconsejó.

Para finalizar, Caruso Lombardi habló del fútbol argentino e hizo un análisis preocupante: "Hay un montón de chicos jugando en primera y en la mayoría de los planteles no conocés a los jugadores. Antes sí se conocían a todos. Ahora cualquier país paga el triple que el nuestro y acá el jugador en general no gana buena plata, a comparación de otros países como Brasil, por ejemplo. No pasa por lo futbolístico sino por lo económico, que hace que todos los jugadores buenos se vayan a otro lugar". (Télam)