El mexicano Saúl "Canelo" Álvarez, estrella del boxeo mundial, soportó su segunda derrota en 61 peleas profesionales, al perder con el invicto ruso Dmitry Bivol por puntos con decisión unánime en su intento de reconquistar el título mediopesado de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en Las Vegas.

Con 20.000 a favor en el estadio T-Mobile Arena, el púgil de Guadalajara fracasó en su decisión de subir de categoría, luego de proclamarse en noviembre pasado como rey absoluto de los supermedianos, al noquear al estadounidense Caleb Plant en un combate unificatorio en el MGM Grand de la misma ciudad del estado de Nevada.

Bivol, dueño del cinturón desde 2017, hizo su novena defensa con autoridad -los tres jurados lo vieron ganador por 115-113- y logró la victoria más importante de su historia ante quien es considerado uno de los mejores exponentes del boxeo libra por libra.

Álvarez, de 31 años, sintió una desazón que no experimentaba desde su anterior y única derrota con el estadounidense Floyd Mayweather, en septiembre de 2019, pero lejos de arrepentirse le planteó al ruso una revancha.

"No me siento avergonzado porque busco esos retos que muchos no lo hacen por miedo a perder. Esto no se puede quedar así", afirmó "Canelo" (57-2-2, 39 KOs), quien no buscó excusas en el cambio de categoría.

"En el boxeo se gana y se pierde, hoy me tocó perder. Sentí el peso pero no es ninguna excusa. Traté de hacer muchas cosas pero es un gran campeón", admitió ante un auditorio decepcionado por la derrota.

Bivol (20-0-0, 11 KOs) aceptó el desafío del mexicano ("No hay problema, hablemos de una revancha") y valoró su triunfo en una pelea con "todo en contra".

El ruso fue centro de críticas en la previa de la pelea por su nacionalidad, hoy proscripta en casi todo el ámbito deportivo por la invasión militar en Ucrania, y también por su historial boxístico, para algunos por debajo de lo que merecía "Canelo".

"Quiero que me traten como a un campeón", exigió Bivol, que pese a ser el campeón defensor de la categoría, fue relegado a un segundo plano. Su ingreso al ring se produjo antes que el del retador mexicano, recibido por una banda de mariachis y con fuegos artificiales.

"Sé cuánto la gente ama a 'Canelo' y es normal. Es el peleador más grande del mundo. Campeón en cuatro categorías. Por supuesto la gente está de su lado. Estoy contento por haber probado que soy el mejor en mi categoría", asumió Bivol. (Télam)