La atleta estadounidense Sydney McLaughlin, medalla de oro en los 400 metros con obstáculos y en la posta 4x400 en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cuestionó la violencia de mensajes recibidos en redes sociales

"Me parece mal y encuentro muy irrespetuoso hacer todo bien pero lamentablemente no alcanza. Siempre hay un problema contigo", lamenta McLaughlin entre lágrimas desde un video de Instagram.

La atleta de 22 años publicó el video, pero lo grabó en junio pasado, luego de los torneos

clasificatorios de Estados Unidos para Tokio 2020, desarrollado del 23 de julio al 8 de agosto.

"Puedo soportar, decir que todo sirve, ocuparme de lo que me preocupa, y esto parece que también le molesta a algunos", denunció McLaughlin, consignó la agencia de noticias italiana Ansa.

"Soy feliz de no vivir más para los demás, porque esto pudo enterrarme durante tres semanas", agregó la atleta, quien valoró además la ayuda de su fe cristiana y el apoyo de sus afectos.

"No estamos preparados para sostener semejante peso, para captar tanta atención, no estamos hechos para ser famosos", sentenció McLaughlin, quien cuenta con casi 1 millón de seguidores en Instagram.

La atleta agradeció "poder hablar con tantas personas (en las redes sociales) pero no lo quiero más, es tóxico, me hace realmente mal", reconoció.

"No debemos ser amigos. Pueden no seguir mis publicaciones, pero

en el mundo del deporte, con 21 años, habiendo estado dos veces

en las Olimpíadas y siendo dueña del récord mundial, solo pido

un poco de respeto", concluyó McLaughlin. (Télam)