El exdelantero brasileño Careca, el mejor socio futbolístico que tuvo Diego Maradona en Nápoli, afirmó hoy que consideraba al "Pelusa" como un "hermano" y un "guerrero" y que como futbolista jugar al lado de él era el sueño de cualquier jugador de su generación.

Antonio Oliveira, exjugador de la selección brasileña, dijo que conversaba habitualmente sobre la salud de Maradona con Claudia Villafañe y recordó que las familias llegaron a tener una cercanía muy grande durante muchos años.

"Lo que viví con Diego nunca saldrá de mi cabeza. Después del Mundial 86 comenzamos nuestra relación. Era un sueño jugar al lado de él, un sueño vencer con el. Éramos como una familia sola, mis hijas Aline y Ellen tienen la edad de Dalma y Giannina. Teníamos un vínculo fuerte, un vinculo fuerte como hermanos", afirmó a la radio Jovem Pan.

Llorando de la emoción, desconsolado, Careca dijo que Maradona "siempre fue un guerrero del carajo que vivió el día a día intensamente" para superar, o no, los problemas que tenía.

Dijo que la muerte de Maradona lo tomó por sorpresa porque pensó que había mejorado en las últimas semanas.

"Diego tenía pasión por su familia, por sus hijos. Éramos muy amigos dentro del campo de juego pero fuera teníamos una relación de hermanos. Quiero ir a Buenos Aires pronto a saludar a sus seres queridos. Lo vamos a extrañar. Que sea recibido con los brazos abiertos en el cielo", dijo, en llanto.

Careca recordó que constantemente viajaba a Buenos Aires hasta "hace algunos años" a ver a Maradona y su familia y que en esa ocasiones era imposible salir a cenar o tomar un café en algún barrio de la Capital Federal o del Gran Buenos Aires.

"Los argentinos lo adoran, lo aman, pero él no podía vivir, se le tiraban encima. Un día me dijo que había comprado un camión para poder salir a pasear par que no se la gente no se le tire arriba", dijo Careca, exfutbolista de la selección brasileña, Guaraní y Sao Paulo.


(Télam)