El primer ministro británico, Boris Johnson, condenó hoy los insultos racistas destinados a los futbolistas Marcus Rashford, Jadon Sancho y Bukayo Saka, quienes fallaron sus penales ante Italia en la tanda de definición de la final de la Eurocopa en Wembley.

"Este equipo de Inglaterra merecer ser tratado como héroe y no agredido racialmente en las redes sociales", protestó el ejecutivo en Twitter.

"Los responsables de esos horribles ataques deberían avergonzarse de sí mismos", agregó Johnson por el hecho que también generó el repudio de la Asociación de Fútbol inglesa (FA).

"Estamos asqueados de que algunos de los miembros de nuestro equipo, que lo dieron todo por la camiseta este verano (boreal), hayan sido blanco de agresiones discriminatorias en las redes después del partido de esta noche", publicó la entidad el domingo.

Inglaterra, de local frente a 67 mil personas, perdió la ocasión de ganar su primera Eurocopa y festejar un título de trascendencia después del Mundial 1966 conseguido en su propia casa.

Rashford, Sancho y Sakda, de padres centroamericanos en los dos primeros casos y africanos en el último, erraron sus ejecuciones e Italia se adjudicó la Euro tras imponerse 3-2 en la instancia de los penales. (Télam)