Con la tranquilidad de haber eliminado ayer a River por penales en la Copa de la Liga, Boca volvió a los entrenamientos esta mañana en el predio que el club tiene en Ezeiza, de cara al partido del próximo jueves ante Barcelona de Ecuador, en un cruce importante por la Copa Libertadores.

"Nos sacamos una espina", dijo Carlos Tevez anoche tras el triunfo, y eso se notó en el clima de distensión y de alivio de hoy, más allá de que el rival jugó diezmado por tener 15 futbolistas positivos en Covid.

El objetivo "xeneize" será ahora tratar de sacar el mejor resultado el jueves y posicionarse en el Grupo C, en donde hasta ahora se ubica tercero y no está en zona de clasificación para los octavos de final.

"Nos sacamos una mochila que teníamos", dijo Juan Román Riquelme, quien ayer dio por primera vez notas a la prensa desde que asumió como vicepresidente segundo del club de la Ribera, al hablar con tres canales deportivos.

La misma posición tuvo Carlos Izquierdoz, uno de los referentes del vestuario boquense: "Si erraba el penal, era uno de mis últimos partidos en Boca. No aguantaba una eliminación más contra River", dijo crudamente el defensor, quien convirtió el cuarto penal de la serie con un remate fuerte y al medio del arco.

Dentro de ese panorama, hoy los dirigidos por Miguel Russo practicaron desde las 10.30 con la mente puesta en el gran objetivo de la Copa Libertadores y sin olvidarse de que el próximo domingo jugarán ante Racing en San Juan por una de las semifinales de la Libertadores.

Los futbolistas que jugaron anoche hicieron los lógicos ejercicios regenerativos y el resto, entre ellos Edwin Cardona, quien jugó 20 minutos y ejecutó de forma displicente el penal -por lo que fue criticado en las redes sociales por los hinchas de Boca- , hizo fútbol en espacio reducido y seguramente estará otra vez en el banco de suplentes ante Barcelona de Guayaquil.

Cardona se disculpó hoy y lanzó un mensaje a los detractores que lo cuestionaron por su riesgosa decisión de "picar" la pelota al medio del arco con displicencia, lo cual le permitió al joven arquero Alan Leonardo Díaz volver sobre sus pasos para detener el envío.

"La gente te hecha (sic) en cara tus pecados más nunca ve los suyos", escribió Cardona, de 28 años, en su historia de Instagram, junto a cinco emojis de manos juntas en señal de perdón.

Para el jueves la idea del técnico es que jueguen la mayoría de los que lo hicieron ayer. Según el resultado, el cuerpo técnico analizará si contra Racing pondrá un once alternativo o seguirá la base titular.

Boca volverá a las prácticas mañana desde las 9 en el predio de Ezeiza y el miércoles el plantel trabajará en Casa Amarilla, para luego quedar concentrados de cara al partido del jueves a las 21.00 en la Bombonera.

En otro orden, ya se empezaron a barajar negociaciones para el próximo libro de pases. En cuanto a las incorporaciones, la secretaría de fútbol boquense empezarían gestiones con sus pares del Villarreal por el delantero colombiano Carlos Bacca, de 34 años, quien juega en el club español desde 2017.

En cuanto a las salidas, llegó una oferta formal del club Salzburgo de Austria por el volante Nicolás Capaldo, pero no conformó a la dirigencia "xeneize" y se verá en los próximos días si la institución europea vuelve a la carga por el futbolista de 22 años, quien ayer no fue titular en el superclásico, ya que su lugar por el lateral derecho lo ocupó Julio Buffarini.

Boca (6) recibirá al Barcelona de Ecuador (9), líder del Grupo C, por la quinta fecha de la rueda de grupos de la Copa Libertadores, con el arbitraje del colombiano Wilmar Roldán. (Télam)