El arquero Agustín Rossi y el defensor Carlos Izquierdoz, ausentes ayer en la derrota ante Corinthians por la Libertadores, trabajaron hoy normalmente y quedaron a disposición del DT de Boca, Sebastián Battaglia, de cara al partido del sábado ante Barracas Central, por la 13ra fecha de la zona 2 de la Copa de la LPF.

Rossi se había lesionado en el partido con Always Ready (Bolivia), el 12 de abril en la Bombonera: sufrió una lesión muscular grado dos en el aductor derecho de la que ya está recuperado, por lo que este miércoles comenzó con los trabajos habituales bajo las órdenes del entrenador de arqueros Fernando Gayoso.

Durante su ausencia de cuatro partidos lo reemplazó muy bien Javier García, siendo figura en el 1-1 ante Godoy Cruz y la victoria por 2-1 contra Central Córdoba de Santiago del Estero.

El "Cali" Izquierdoz, capitán y referente del vestuario, por su parte ya había sorprendido por su rápida evolución luego de la operación por una fractura del quinto metatarsiano del pie izquierdo sufrida el 13 de marzo ante Estudiantes de La Plata.

En apenas 45 días tuvo el alta médica, a pesar de que se evaluaba que podía estar dos meses sin jugar, y hoy se sumó a los ejercicios de fútbol en espacios reducidos.

Boca no contará ante Barracas con Marcos Rojo, suspendido por cinco amarillas, y Carlos Zambrano acaba de reaparecer frente a Corinthians, por lo cual puede ser arriesgado que repita. Así se abre la puerta para el regreso de Izquierdoz a la titularidad. En cambio, y en función de las buenas actuaciones de García, no hay tanto apuro ni necesidad de arriesgar para el regreso de Rossi.

El DT también podría analizar el ingreso del zaguero Nicolás Figal, recuperado de su desgarro en el aductor derecho.

La idea del cuerpo técnico es poner un "mix" entre titulares y suplentes ante Barracas Central en el que seguramente estará el delantero Darío Benedetto, quien por llegar a tres amonestaciones no podrá jugar el miércoles próximo en La Paz ante Always Ready por la cuarta fecha del Grupo E de la Copa Libertadores.

Boca vuelve a los entrenamientos mañana desde las 9 en Ezeiza y el viernes por la tarde lo hará en el complejo Pedro Pompilio para luego quedar concentrado en un hotel del barrio de Monserrat. (Télam)