La australiana Ashleigh Barty, número uno del mundo, y la checa Karolina Pliskova, jugarán mañana la final del abierto de Wimbledon, tercer torneo de Grand Slam de la temporada que albergará a una nueva campeona, que sucederá a la rumana Simona Halep, ganadora en 2019.

Barty (1), máxima favorita en el All England Club londinense, y Pliskova (13), se medirán este sábado a partir de las 10 (hora de la Argentina) con televisación de ESPN.

La australiana, campeona de Roland Garros en 2019, jugará por primera vez a la final de Wimbledon siendo la primera tenista de su país que lo logra tras Evonne Goolagong Cawley, quien fue campeona tras vencer a la estadounidense Chris Evert en la edición de 1980.

En semifinales, Barty le ganó a la alemana Angelique Kerber (28) por 6-3 y 7-6 (7-3), ratificando el gran nivel que mostró durante todo el torneo, pese a que no jugaba desde el 3 de junio pasado cuando abandonó su partido por la segunda ronda de Roland Garros por dolores en la cadera, cuando perdía con la polaca Magda Linette 6-1 y 2-2.

La tenista nacida en la ciudad de Ipswich hace 25 años asoma como favorita, avalada por su historia favorable ante Pliskova de cinco triunfos contra dos derrotas.

La checa, de 29 años y número uno del mundo en 2017, se impuso en semifinales sobre la bielorrusa Aryna Sabalenka (4) por 5-7, 6-4 y 6-4, e intentará conquistar su primer Grand Slam, tras las finales perdidas en el US Open de 2016 ante la teutona Kerber. (Télam)