En la carrera de regularidad que supone un campeonato de 26 participantes de todos contra todos, mantener el invicto es tan relevante como ganar dos partidos seguidos, un privilegio del que gozan Independiente y Racing, en ese orden, en una séptima fecha que entre otras cosas deparó la primera victoria de Boca y el empate en el clásico rosarino.

De los cuatro partidos de ayer destacó el tercer triunfo al hilo del ascendente Talleres de Córdoba (2-1 en Santa Fe, versus Unión, goles de Mateo Retegui y Julián Malatini, Juan Manuel García anotó para el Tatengue), un nuevo tropiezo de San Lorenzo (1-0 a manos del crecido Argentinos Juniors de Gabriel Milito, anotación de Nicolás Reniero) y la igualdad de River en el Bosque de La Plata.

El cordobés Matías Suárez abrió la cuenta para River y de inmediato el tucumano Luis Rodríguez, el "Pulga", selló el empate del Lobo,

"Tenemos que recuperar la memoria", sentenció Marcelo Gallardo en una conferencia de prensa en la que derramó una mezcla de resignación y disconformidad.

Todo lo contrario de Sebastián Battaglia, flamante entrenador de Boca, que tras el 1-0 a expensas de Patronato gracias a un cabezazo del juvenil Luiz Vázquez sinceró al máximo sus sensaciones: "Hoy había que ganar como sea".

(Nobleza obliga: los entrerrianos fueron perjudicados por un un gol legítimo que no subió al marcador).

Ninguno de los tres que estaba arriba antes de la séptima fecha sumó tres puntos: Independiente empató 0-0 con Defensa y Justicia, Estudiantes igualó 1-1 con Banfield y Colón fue aplastado en Mar del Plata: 3-0 con Aldosivi.

Martín Cauteruccio por duplicado y Federico Gino sellaron la victoria de Aldosivi, metido en el pelotón de los de arriba a dos de Independiente y a uno de Racing, que de la mano de Claudio Ubeda ya ganó dos de dos y hundió aún más a Arsenal, ahora dirigido por Israel Damonte.

Dos goles de Tomás Chancalay y uno de Darío Cvitanich le valieron a la Academia saltar al segundo puesto.

El tercer escalón de momento es compartido por Estudiantes, Talleres, Aldosivi, Colón y Lanús, que pagó los platos rotos de la extrema urgencia de Vélez.

El equipo de Liniers salió de perdedor y zapatero y de qué forma; esperó seis partidos y 14 minutos para hacer un gol pero no bien hizo uno el arco de Lanús devino gigantesco y llegaron cuatro más: Agustín Bouzat, Thiago Almada, Santiago Cáseres, Francisco Ortega y Ricardo Centurión

(Tomás Belmonte descontó para el Granate).

El muy atrayente y picante clásico rosarino terminó en paz: Damián Martínez y Nicolás Castro convirtieron en el Parque Independencia.

En los cotejos restantes Sarmiento aplastó a Atlético Tucumán mediante anotaciones de Lautaro Montoya, Patricio Cucchi y Luciano Zanelli, mientras que en Santiago del Estero no pudo administrar la renta que habían sacado Silvio Martínez y Milton Giménez y al cabo Platense se lo empató con sendas conversiones de Augusto Schott y Gonzalo Betti e/c.

En el anochecer del viernes Estudiantes había desaprovechado la oportunidad de pasar a la punta: ganaba desde los 14 segundos con un gol del uruguayo Manuel Castro y a diez del final un previsible remate de Jesús Dátolo forzó un grosero error del arquero Mariano Andújar.

En Mendoza empataron 1-1 el local Godoy Cruz y Huracán (goles de Martín Ojeda y Elías López en contra), aunque los de Parque Patricios estuvieron más cerca de llevarse el pozo acumulado, pero el uruguayo Jhonatan Candia tiró un penal por encima del travesaño.

La octava fecha de la Liga Profesional se jugará entre mañana y el jueves, con el siguiente programa de partidos:

Martes: Patronato-Banfield; Colón-Sarmiento; Atlético Tucumán-Independiente y Racing-Central Córdoba.

Miércoles: Central-Arsenal; Defensa y Justicia-Newell's; Lanús-Gimnasia; Huracán-Vélez y Platense-Boca.

Jueves: Godoy Cruz-Unión; Argentinos-Talleres; Estudiantes-San Lorenzo y River-Aldosivi. (Télam)