El estadio Malvinas Argentinas, de Mendoza, que será sede de tres encuentros de la Copa América que organizarán en conjunto la Argentina y Colombia del 13 de junio al 10 de julio, se sigue poniendo a punto con el avance de distintas obras, informó hoy la Secretaría de Deportes de la provincia.

En el campo de juego se realizan las obras de instalación del riego por aspersión y la resiembra del césped, a la vez que continúa el recambio de butacas, se están remozando los palcos VIP y en mayo comienza la puesta a punto en el resto de los sectores.

El encargado de Infraestructura del Estadio Malvinas Argentinas, Fabián Vargas, señaló: “Los trabajos previos al desarrollo de la Copa América se están desarrollando en tiempo y forma, de acuerdo al cronograma. Teniendo en cuenta el personal con el que contamos y que el estadio no tiene actividad deportiva, tenemos todos los espacios a disposición para trabajar".

Vargas contó que se están modernizando las 9.500 butacas de las plateas; cambiando distintos elementos de los palcos VIP; y que las obras le darán al estadio "su máximo esplendor".

También adelantó que en mayo continuará la puesta a punto del estadio con recambio de griferías, pintura, obras en las playas de estacionamiento y refuncionalización de algunos bloques.

El ingeniero Manuel Horno, sobre el avance de las obras en campo de juego con el sistema de riego, dijo a su turno: “Se ha instalado un riego por aspersión automatizado nuevo. El riego con el que cuenta el estadio es el que tenía en el 1978 cuando se inauguró. El sistema nuevo lleva 24 aspersores emergentes en el campo de juego y todo el perímetro del espacio verde".

"Nos apuramos en colocar los aspersores centrales porque debíamos hacer la resiembra de otoño”, agregó, y explicó que “este año la resiembra se hizo con características especiales, de cara a la Copa América, con una semilla especial, de mayor calidad de la que se usa normalmente".

"También se hicieron tareas de entresacado del pasto en todo el campo de juego y dos metros a su alrededor, para que, cuando se arroje la semilla, tenga un buen contacto con el suelo. Ahora está cubierto con una manta geotextil para proteger la germinación, lo cual se demora unos 15 días y luego se saca”, cerró. (Télam)