Boca y River ya se entrenan en Madrid de cara a la final de la Libertadores que se jugará en el estadio Santiago Bernabéu. Uno de los que lamentó la decisión de mudar de país el encuentro fue Daniel Angelici.

“No nos podemos privar los argentinos de un espectáculo como éste. Es triste tener que viajar 12.000 kilómetros para jugar un partido. No hay que dejar de recordar que Boca fue agredido y los jugadores no estaban para jugar el partido, ni el sábado ni el domingo”, destacó.

"La relación con Domínguez estaba muy tensa como para decirle 'a Madrid no vamos'", Daniel Angelici.

Además, detalló que “la relación con (Alejandro) Domínguez -titular de la Conmebol- estaba muy tensa como para decirle 'a Madrid no vamos'. Lo legal sigue por caminos separados a la final. Vamos a apelar todas las instancias”.

 

 

Para más información, visite INICIO.