Martín Palermo asumió hoy como entrenador de Aldosivi, de Mar del Plata, donde ofreció su primera conferencia de prensa de presentación y arengó a todos los miembros del "Tiburón" a "desear cosas más importantes que salvarse del descenso", teniendo en cuenta que el conjunto portuense se encuentra último en la tabla de promedios de la Liga Profesional.

El "Titán" llegó a Aldosivi para reemplazar a otro ex Boca Juniors como Fernando Gago y empezará a dirigir al equipo auriverde después de la jornada de mañana ante Unión, de Santa Fe, vale decir el sábado 9 de octubre, a partir de las 13.30, visitando a Sarmiento en Junín, por la decimoquinta fecha.

"Obviamente que trabajaremos para consolidar a Aldosivi en primera, pero no tiene que ser prioritario salvarse del descenso, sino tener la ambición y el deseo de conseguir cosas más importantes”, remarcó Palermo con el banner de Aldosivi de fondo y luciendo un saco oscuro con camisa celeste, pero sin corbata.

“Sabemos muy bien que Aldosivi está en un momento complejo, pero hay mucho tiempo para trabajar y sacar las cosas adelante”, afirmó.

Palermo, que el 7 de noviembre cumplirá 48 años, inició su carrera como entrenador en 2012 en Godoy Cruz, de Mendoza, para luego continuarla en Arsenal, de Sarandí, hasta 2015, y posteriormente trasladarse a Chile por primera vez para hacerse cargo de la Unión Española, donde obtuvo el subcampeonato del Torneo Transición 2017.

Al año siguiente y con esos méritos acumulados le fue confiada la dirección técnica de Pachuca, de México, y posteriormente volvió a Chile, donde trabajó hasta un mes atrás en Curicó Unido.

Click to enlarge
A fallback.

"Ahora llego a Aldosivi para aportar mi granito de arena, sabiendo que lo que más imperiosamente necesita el equipo en estos momentos son resultados", destacó.

Palermo ya está en funciones, tendrá como primer e impensado refuerzo a Gabriel Hauche para buscar los goles que él mismo solía convertir con facilidad en su época de futbolista. Y los va a necesitar, porque hoy mejor dicho que nunca, el "Tiburón" está "en el fondo del mar". (Télam)