El héroe de la obtención del Trofeo de Campeones fue el todavía juvenil atacante racinguista Carlos Alcaraz con su gol de cabeza en tiempo suplementario, y después de la alegría y la celebración llegó el momento de las confesiones y él le dedicó este éxito "a la persona más importante" de su vida que es su madre, y confesó que "cuando ella falte, cuando se vaya", él se quiere "ir con ella".

Los futbolistas de Racing Club sostuvieron un discurso elogioso para con su entrenador, Fernando Gago, al que también invitaron a la celebración en ese púlpito tan especial que se da con la entrega del Trofeo de Campeones, y Alcaraz estuvo entre ellos pese a no ser siempre titular e inclusive ser sancionado por "exceso de peso".

"La verdad que Gago me da siempre explicaciones de como tengo que jugar y a veces fui titular y otras como hoy no y me sorprendió. Por eso estoy muy agradecido a él, ya que a los 19 años estoy viviendo lo más lindo que me pasó en el fútbol", señaló el autor del gol de la victoria racinguista sobre Boca en declaraciones televisivas.

"Después se armó lío por el gol que hice y lo festejé frente a la tribuna de Boca, pero que más hubiese querido que hacerlo del otro lado, con los hinchas de Racing. Ellos también se burlaron de nosotros, como por ejemplo Darío Benedetto, cuando perdimos el título, y entonces nosotros cerramos la boca y no les respondimos nada", destacó.

Y finalmente dejó una frase muy llamativa respecto de su madre, a la que le dedicó "especialmente" el título.

"Siempre lo digo y se lo transmito a ella, que es todo para mi, y el día que se vaya, que me falte, yo me voy a ir con ella", expresó con manifiesta emotividad a TyC Sports.

"A mi me vino a buscar el francés Robert Pirés para representarme y le dije que no, porque con Sebastián López estoy bien. Y ahora voy a descansar y después veremos para que da el futuro, porque me quiero quedar, aunque se que ya hubo ofertas", sentenció, recordando la que tuvo a mediados de año de Porto, de Portugal. (Télam)