El piloto Agustín Canapino giró hoy con un Dallara Chevy del Indycar en el autódromo internacional de Termas de Río Hondo, Santiago del Estero, en una actividad promocional de la categoría.

Con la presencia del gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, el autódromo de Termas vivió hoy una jornada histórica, ya que por primera vez giró un auto de Indycar, del equipo Juncos Hollinger Racing (que dirige el argentino Ricardo Juncos), y que condujo el arrecifeño Agustín Canapino a modo de promoción para una eventual visita de la categoría estadounidense al país.

Canapino hizo dos tandas, la primera de tres giros y la segunda de siete, con parada para cambiar neumáticos, y paulatinamente fue bajando los tiempo hasta marcar 1m30s05, muy por debajo de lo que registra por ejemplo el Moto GP.

El pasado fin de semana el Dallara-Chevy que habitualmente tripula el inglés Callum Illot en el campeonato de Indycar, guiado por el cuádruple campeón de TC, efectuó la primera exhibición en el autódromo porteño Oscar y Juan Gálvez, en la fiesta de los 200 Pilotos de Turismo Nacional.

La presencia del Juncos Holliger Racing en Argentina con su IndyCar despertó una gran expectativa ya que las tribunas del autódromo de Termas estuvieron colmadas.

En la última edición de las 500 Millas de Indianápolis, que presenciaron Zamora y el presidente del Instituto de Promoción Turística (Inprotur), el también santiagueño Ricardo Sosa, se fue forjando la iniciativa de traer a la Indycar al país.

Tras el paso por Buenos Aires en el evento más importante del año de las categorías de Turismo Nacional, el monoposto viajó a Termas de Río Hondo para girar en la misma pista que utilizan el Mundial de MotoGP y otras categorías internacionales.

Ricardo Juncos, el argentino que creó su propio equipo en Estados Unidos y es propietario de la escuadra en sociedad con Brad Hollinger, dio una charla motivacional a los presentes; y finalmente Agustín Canapino manejó el Indycar por el circuito de 4.806 metros de longitud. (Télam)