El presidente de Huracán, David Garzón, deberá realizar una donación a una entidad de bien público según se acordó hoy judicialmente, en el marco de una denuncia en su contra por hechos de violencia registrados en distintos partidos de fútbol en el estadio Tomás Adolfo Ducó.

Así, quedó en suspenso el proceso a prueba por el término de seis meses para Garzón, por diferentes hechos ocurridos durante partidos realizados en el estadio ubicado en el barrio porteño de Parque de los Patricios, en los cuales "se omitieron recaudos de organización y seguridad, así como distintos protocolos sanitarios", indicó el Ministerio Público Fiscal porteño.

La solicitud presentada por Celsa Ramírez, a cargo de la Fiscalía Penal Contravencional y de Faltas 35, indica que el dirigente deberá realizar una donación por un valor de 10.000 pesos a la Asociación Civil “Bomberos Voluntarios de La Boca”, además de una serie de pautas de conducta.

El juez Gonzalo Viña, titular del Juzgado N° 14, homologó el acuerdo al que llegaron la defensa del imputado y la fiscalía, y estableció que Garzón deberá realizar la donación hasta el 30 de septiembre próximo.

La fiscalía inició la causa meses atrás "a los fines de determinar la responsabilidad del dirigente, en su calidad de presidente del Club Huracán, por los hechos ocurridos en los encuentros entre el club local y Boca Juniors, el 16 de octubre de 2021; entre el local y San Lorenzo, el 24 de octubre de 2021; y entre Barracas Central (jugaba de local en ese estadio) y Aldosivi, el 4 de marzo pasado.

Entra las acusaciones, se remarca que en los partidos de 2021 "se incumplieron medidas sanitarias y no se respetaron protocolos sanitarios como el distanciamiento social y el uso de barbijos, obligatorios según las medidas dispuestas por el Gobierno Nacional en el marco de la pandemia por Covid 19", y también que en el partido ante Boca "se superó el aforo permitido del 50% de la capacidad del estadio, establecido por decreto presidencial".

"En el encuentro entre Huracán y San Lorenzo se omitieron recaudos de seguridad, toda vez que los molinetes ubicados en las puertas de ingreso dejaron de funcionar, provocando la aglomeración del público e inconvenientes en los accesos", agregó.

Por último, "en el partido entre Barracas Central y Aldosivi también se omitieron recaudos de seguridad, ocasión en que se desprendió una estructura metálica ubicada en la tribuna visitante que provocó lesiones en un espectador, más precisamente la fractura de su pierna derecha". (Télam)