A dos horas de comenzar el clásico entre Racing y Boca Juniors por una de las semifinales de la Copa de la Liga, ya hay clima de gran partido en el estadio de Lanús.

Como en las viejas épocas con las dos hinchadas, la de Racing del lado local y la de Boca en el visitante, 10 mil personas ya viven el encuentro que clasificará a uno de los dos a la final que se jugará el fin de semana próximo en el estadio Mario Alberto Kempes en Córdoba

Ya están colgadas las banderas clásicas de cada club en las cabeceras y los cantos van de un lado a otro para revivir el viejo folclore del fútbol argentino.

El estadio se abrió a las 14 y ya había gran cantidad de personas para ingresar.

Para cuidar a las cerca de 35 mil personas que habrá hoy en Lanús se montó un operativo de 1.000 agentes policiales y 300 de seguridad privada.

Los hinchas tienen que pasar tres cordones de cacheo y lo hacen con una clave en el DNI que les sirve como entrada.

Racing y Boca juegan desde las 17 la primera semifinal de la Copa de la Liga con el arbitraje de Facundo Tello (Télam)