A tono con la algarabía que generó su reciente ascenso a Primera División después de 22 años, el fútbol de Platense vivió otra jornada histórica hace siete décadas, cuando derrotó al Milan de Italia, en un amistoso.

Un 14 de febrero de 1951, un equipo ‘Calamar’, que por aquel entonces tenía su casa en el barrio de Saavedra, le ganó por 3-2 al elenco ‘rossonero’, en el marco de una gira de preparación que encaró por el continente europeo.

Es que una vez finalizado el campeonato 1950, en donde se clasificó octavo en la tabla, el plantel del ‘Marrón’ encaró un periplo por territorio europeo, con encuentros examinatorios tanto en Italia como Suiza.

Así, ese conjunto ‘Calamar’ se enfrentó, desde el primero de febrero de aquel año, a Sampdoria, Bologna, Lazio, Milan y Spezia, entre otros rivales italianos, y a Lugano de Suiza. La gira se saldó con una victoria y cinco derrotas. Ese único festejo se dio en el estadio Cívica Arena, de Parco Sampione, en Milán.

El conjunto ‘rossonero’ arribaba a esa jornada invernal con un invicto que mantenía desde octubre de 1949, por la cuarta fecha de la Serie A, cuando cayó derrotado por Juventus (0-1).

A mediados de 1950, Milan ratificó esa supremacía con la conquista del Scudetto, teniendo al sueco Gunnar Nordahl como estandarte ofensivo, a partir de sus 34 gritos en la temporada.

Ese Platense, dirigido por José D’Amico, se había destacado en la temporada 1949 del fútbol argentino, con un Santiago Vernazza (luego se marchó a River) y un Antonio Báez (brilló en Millonarios de Colombia, junto a Alfredo Di Stéfano) fundamentales en esa campaña de subcampeonato, detrás de Racing Club.

Pero esos jugadores ya no estaban en el ‘Calamar’ del mismo modo que Vicente Sayago, goleador por aquellos días, tampoco participó de la gira por el hecho de haber contraído matrimonio unos días antes.

Entonces, Platense asumió disminuido la disputa de ese encuentro. Pero el oportunismo de Federico Geronis (vivía al lado de la cancha de Manuela Pedraza y Crámer), autor de dos tantos, y el del cordobes Rogelio Cuello, responsable del restante, le permitieron al elenco argentino lograr un triunfo memorable.

Los dos goles del Milan fueron obra del apuntado Nordahl, que actuaba como delantero acompañado por su compatriota Nils Liedholm, que se movía como centrocampista por el costado izquierdo.

De regreso en Buenos Aires, los jugadores del ‘Calamar’ fueron recibidos con entusiasmo por sus hinchas, entre los que se hallaba un jovencísimo cantor de tangos, de 25 años, que, por consejo de un chofer de la línea 19 de autotransporte de pasajeros, se "había probado" como intérprete de la orquesta de Horacio Salgán.

Se trataba de Roberto ‘Polaco’ Goyeneche, quien –a la postre- resultó el simpatizante “más famoso” de la ahora entidad de Vicente López.


-Síntesis-

Milan (2): Giovanni Rossetti; Carlo Belloni y Benigno De Grandi; Arturo Silvestri (Mario Foglia), Carlo Annovazzi y Omero Tognon; Renzo Burini, Aurelio Santagostino II (Albano Vicariotto), Gunnar Nordahl, Nils Liedholm y Mario Renosto. DT: Lajos Czeizler.

Platense (3): Rubén Villafañe; Francisco Alberti (Valentín Domínguez y Juan Carlos Menéndez; Raimundo Sandoval, Manuel Rodríguez (Roberto Dutruel) y Jorge Maldonado; Enrique Hoffman, Rogelio Cuello, Federico Geronis, Francisco Rodriguez (Juan Carlos Carrera) y Miguel Ferro. DT: José D’Amico.

Goles: Geronis -2- y Cuello (P) Nordahl -2- (M)

Árbitro: Camilo Marcatori. (Télam)