(Por Carlos Aletto) El libro "Desafíos en pandemia" reúne trabajos escritos a lo largo de dos años por 23 intelectuales a partir de distintos recortes y miradas, como el exdirector de la Biblioteca Nacional Horacio González, el exjuez de la corte Raúl Zaffaroni, la socióloga Dora Barrancos, el economista Ricardo Aronskind, el politólogo Hernán Brienza, el ensayista Jorge Alemán y el filósofo Ricardo Forster.

El libro publicado por Grupo Editorial del Sur recopila textos que fueron escritos a la par en que iban sucediendo los eventos de la pandemia, compilados por el periodista Conrado Yasenza, director de la revista digital La Tecla Eñe, a partir de compilado por el periodista Conrado Yasenza, director de la revista digital La Tecla Eñe.

Esos artículos comenzaron a generarse a partir de que sus autores, todos vinculados a la revista hace décadas, empezaron a cambiar opiniones sobre el discurso de los medios de comunicación en torno a una incipiente pandemia; y continuaron desarrollándose a medida de que ésta avanzaba, dando cuenta, a su vez, de la evolución en el pensamiento crítico en torno a un acontecimiento que dio lugar a una crisis global histórica e impensada.

La publicación incluye artículos como "Pospandemia", de Luis Bruschtein, o "La levedad del ser", de Ricardo Rouvier, el ensayo "La pandemia: memoria del presente", del recientemente fallecido González; recortes más ecuménicos, como "El llamado a la fraternidad", de Rubén Dri; y testimonios en primera persona, como "La retórica de la pandemia", de Fernando Alfón, y "El tamaño de las preguntas", de Esteban Rodríguez Alzueta.

Los textos fueron escritos durante 2020, en tiempos en que la discusión intelectual sobre la pandemia gravitaba en torno a dos ideas contrapuestas: la de la solidaridad y la ética de la gente corriente, postulada por el filósofo esloveno Slavoj Zizek, y la del miedo y la aceptación generalizada de medidas que atentaban contra la libertad personal, defendida por el italiano Giorgio Agamben.

Una reflexión que atraviesa todos estos trabajos pone el foco en rol que los estados empezaron a jugar ante la pandemia y el dilema imperante, "es la economía o es la vida", así como el rol asumido en torno a los dispositivos de cuidado, los de contención y la situación de los sanitaristas.

"Las proporciones bajo las que actuó el Estado argentino no parecen, sin embargo, adecuarse a este pronóstico sombrío, pero no improbable. Se postuló el privilegio de la vida en relación a las razones económicas, lo que habla muy bien del gobierno argentino", escribió González.

Pero, advirtió, "poco a poco, los motivos dominantes del economicismo y su despliegue complementario, la necesidad de 'producción y trabajo' -también una consigna gubernamental desde siempre-, terminó inclinando voluntades, actividades, pensamientos y opciones diarias".

En la nota "Fin de siglo, la peste, Mafalda y Maradona" la antropóloga social Estela Grassi relaciona la pandemia con acontecimientos extraordinarios que cambiaron los signos de una época y se pregunta si lo que vivimos con la irrupción de la peste es el nuevo siglo que está en pañales o la agonía de un siglo casi terminado.

"¿Será capaz, la humanidad del siglo XXI, de recuperar algo de la vida social imaginada desde la modernidad que, aunque abortada, incluía la posibilidad del reconocimiento de todos y todas como semejantes?", escribe la investigadora.

Otro aspecto que se repite es la brecha entre ricos y pobres que profundiza a nivel global la crisis sanitaria por Covid-19. Si antes de la pandemia el mundo era muy injusto y desigual, con su irrupción la cifra de los muy pocos ricos comenzó a mermar y la de pobres a agrandarse, coinciden los análisis.

Yasenza, quien además de director de la revista y compilador funcionó como prologuista, dijo a Télam que el libro "da cuenta del tipo de sociedad en la que vivimos, con sus modos de producción incluido" y que muestra "hasta dónde nos ha conducido esta sociedad hiper capitalista, en su aspecto más cruel y feroz que es el neo-financiero".

A lo que se suman, a su entender, "los modos de producción que genera el neoliberalismo o capitalismo expandiéndose sobre las fronteras de la agricultura y la ganadería".

Por otra parte, Yasenza destaca que "la pandemia consolidó la realidad del teletrabajo, lo que actualiza el interrogante sobre hasta qué punto se legisla el derecho a la desconexión".

Y agrega, contundente: "el teletrabajo es flexibilización laboral barnizada por un cierto aire de libertad individual: se supone que vos trabajando en tu casa tenés la libertad de los no-horarios, del no-traslado, de marcar tus tiempos, pero es una fantasía, estás conectado 24 horas".

"Más allá de lo laboral, de las pérdidas de puestos de trabajo, lo que más preocupa -indica- es la dificultad para imponer mecanismos de gobernanza en beneficio de los sectores populares".

"Desde el punto de vista del análisis de un acontecimiento en términos filosóficos -resume-, la pandemia se trata de la irrupción en la cotidianidad de algo extraordinario que la humanidad no había experimentado desde la gripe española, es más, con particularidades únicas, porque esta pandemia tiene características muy novedosas, como la rápida transmisibilidad a través de los aeropuertos y aviones". (Télam)