El cantautor estadounidense Alice Cooper decidió vender una obra original del artista Andy Warhol (1928-1987) que acaba de rescatada de una bodega, donde estuvo almacenada por décadas y no tendría sentido conservar porque "ya no encaja" con la decoración actual de su vivienda.

De acuerdo con lo anunciado, la subasta será realizada el 23 de octubre próximo en la galería Larsen de Scottsdale, en Arizona, Estados Unidos, con un precio que se estima estará entre los 2,5 y los 4,5 millones de dólares.

La pieza, titulada "Little Electric Chair" (Pequeña Silla Eléctrica), data de 1964 y pertenece a la serie "Death and Disaster". Fue un regalo de cumpleaños que hace cincuenta años atrás le hizo una exnovia al referente de lo que se conoce como Shock Rock o Terror Rock por sus puestas truculentas que incluían recreaciones de decapitaciones y otras escenas sangrientas.

"Estoy seguro de que hay un montón de gente buscando una silla eléctrica de Warhol. Bien, dejemos que la encuentren", comentó el rockero a propósito de la decisión de desprenderse de esta obra que permaneció durante años guardada en un depósito sin que él lo recordara.

El músico redescubrió la pieza hace varios años en el garaje de su residencia de Scottsdale, Arizona, para sorpresa del mundo del arte y del propio rockero. "Esta serigrafía me fue regalada durante algunos años locos y me había olvidado por completo que incluso la tenía", señaló Cooper en declaraciones que reproduce la mítica revista Rollling Stone.

La pieza artística de 22.5 pulgadas (57.15 centímetros) por 28 pulgadas (71.12 centímetros) se encuentra en perfecto estado, de acuerdo a expertos y será ofertada el 23 de octubre en Larsen Art Auction con un precio estimado en la subasta que va entre los 2.500.000 a 4.500.000 de dólares.

De acuerdo con medios estadounidenses, el músico decidió deshacerse de la obra porque no concuerda con el estilo de la decoración de su actual vivienda, con algunos carteles de moteles y con estética que evoca a Arizona. "Simplemente no encaja en esta casa. Es una cosa más al estilo Nueva York, Los Ángeles o Londres", indicó.

"WarholLittle Electric Chair" se basa en una foto de prensa de la década de 1950 de la cámara de la muerte en la prisión de Sing Sing, donde Julius y Ethel Rosenberg fueron ejecutados por conspirar para pasar secretos atómicos a los rusos. Warhol utilizó material de origen de periódicos y archivos de fotos de la policía para esta serie, cuyos temas incluían suicidios y accidentes automovilísticos.

A principios de la década de 1970, Cooper y Warhol se hicieron amigos en el famoso Max’s Kansas City de Nueva York. "Lo conocí cuando vivía en la ciudad de Nueva York, y fue justo cuando me estaba convirtiendo en el flagelo del rock ‘n’ roll y, por supuesto, eso atrajo a toda la multitud de Warhol , evocó hace un tiempo el músico.

Y continuó: "Ibas a clubes como Max’s Kansas City y todos estaban allí y pasábamos el rato. Fue una época muy surrealista, Andy Siempre estaba tomando fotografías de todos o filmando a todos. Tenía una multitud de personas a su alrededor todo el tiempo, y mi novia Cindy Lang estaba realmente conectado con ese grupo".

Además, Cooper se explayó sobre sus gustos artísticos explicando que, si bien compartió muchos momentos con Warhol y la pandilla de The Factory, nunca sintió una pertenencia con este grupo o la manera de concebir el arte. El cantante de Poison se ha declarado un gran fan de Salvador Dalí, a quien ha caracterizado con "un verdadero alien", al igual que The Beatles.

La serigrafía que ya fue autenticada por Richard Polsky se exhibió en Salón de la Fama del Rock and Roll en 2019 Cleveland, Ohio y ahora se abre al mercado mundial para ser adquirida mediante la subasta en Larsen Art Auction. (Télam)