Llevando los límites aún más allá, el médico Mario Sebastiani propone el trabajo de una iniciativa de Ley que acompañe médica y psicológicamente a cualquier persona que elija no vivir más, en un proceso de cuidado y apoyo para alcanzar una muerte digna sin sufrimiento ni dolor.

En este sentido, el profesional asegura que una de cada 100 muertes en el mundo son producto del suicidio, y que en Argentina se registran ocho suicidios por día. Y por ello sostiene la necesidad de un marco legal.

“El suicidio es pecaminoso en esta sociedad, el suicida está mal visto. La escenografía del suicidio es gente que se tira del balcón o en las vías del tren. Es una muerte muy frecuente de la que no se habla: en Argentina es más frecuente la muerte por suicidio que por cáncer de mama", sostiene.

"Me parece muy importante no culpar a quienes deciden morir y la solución es clara: con una ley, asistir al suicida. Una ley que trabaje con la persona que tomó esa decisión, entre 30 y 60 días. Se trabaja con las personas que rodean a quien tomó la decisión, y si después del tiempo estipulado, la persona sostiene su idea, entonces se realiza un suicidio asistido. La muerte es una construcción, y la autonomía debe ser creciente”, concluye. (Télam)