Mientras ultima los detalles de una obra de teatro con Antonio García Ángel, su histórico compañero de guiones, Pilar Quintana trabaja en un proyecto que la entusiasma. Convocada por el Ministerio de Cultura de Colombia, se ocupará de recuperar la biblioteca de Escritoras Colombianas. "Queremos rescatar a grandes autoras colombianas que en su momento fueron muy importantes pero que salieron del canon y que son poco conocidas", cuenta.

- T: ¿Cuál es la influencia de Gabriel García Márquez en ese canon hoy?

- P.Q: El primer libro que me gustó fue "Crónica de una muerte anunciada", lo leí de una manera obsesiva y después me dediqué toda su obra. Pero en mi país, hubo una generación de autores, la que me precede, que escribió bajo la sombra de Gabo. Y la tuvieron muy dura porque hacían un esfuerzo para tomar distancia, hacían una literatura for export, donde no exotizaban a Colombia. Estos autores tampoco fueron conocidos en el mundo y empezaron a propagar una suerte de resentimiento con García Márquez. Yo no pertenezco a esa generación, entonces simplemente puedo ver su grandeza y estar agradecida. Es como un maestro y me enseñó mucho. Siempre sentí amor y admiración, me enseñó que un colombiano puede hacer cosas extraordinarias. Nunca me pareció necesario tomar distancia de él porque ya no se esperaba nada de mi generación. (Télam)