La escritora rusa Ludmila Ulítskaya, exiliada en Berlín por la guerra entre su país y Ucrania, ganó el Premio Formentor de las Letras, 2022 "por el poderoso aliento narrativo con que registra las más sutiles emociones del alma humana", destacó el jurado que otorgó el galardón.

Autora de 15 obras de ficción, entre ellas varios libros de cuentos como "Alissa compra su muerte" en el que recrea la vida cotidiana en la Rusia actual y en la extinta Unión Soviética, su obra se destaca “por la sensibilidad con que cuenta la epopeya de las personas arrojadas al laberinto del mundo, por la delicadeza con que rehabilita la dignidad de los hombres y mujeres sometidos al despótico azar de la desdicha, por la soberbia índole de sus personajes y su ondulante, aguda y deslumbrante conversación”.

La escritora, que desde marzo de 2022 vive exiliada en Berlín, consideró que el galardón “es un soplo de aire, un soplo de luz, tal vez incluso un soplo de esperanza, en un espacio que ayer todavía estaba vivo y era familiar, y que en un instante ha perdido sus contornos. Agradezco la evaluación tan elevada de mi trabajo. Debo admitir que nunca esperé ver mi nombre en un entorno literario tan espléndido. ¡Gracias!", informó la Fundación Formentor.

El jurado, integrado por Elide Pittarello, Marta Rebón, Gustavo Guerrero, Enric Bou y el director de la Fundación Formentor, Basilio Baltasar, destacó su papel como heredera de la tradición narrativa de Rusia y cómo “ha actualizado con su enérgica prosa el legado de una formidable destreza novelesca. El panteón literario ruso despliega en la obra de Ulítskaya la admirable maestría de una influencia que elabora, expande y recrea como parte de la literatura europea”, consigna el diario El País.

El nombre de la escritora circuló en los últimos años como candidata al Nobel, y es una de las autoras de mayor alcance de la literatura rusa contemporánea. Hizo su primera aparición en el escenario literario en la década de 1990, cuando publicó varias colecciones de cuentos. Publicó 15 libros de ficción, con los que vendió más de cuatro millones y medio de ejemplares en todo el mundo. Es autora de tres cuentos para niños y de seis obras de teatro representadas en varios teatros de Rusia y Alemania. Sus libros fueron traducidos en más de 15 países.

El jurado también destacó que con "su ética de la responsabilidad caritativa está anclada en un inminente y cercano sentido de lo sagrado. Una dimensión que se desliza en las vidas cotidianas de los seres humanos y da forma a la conciencia de una secreta lucidez”.

Ulitskaya manifestó que abandonó Moscú a instancias de sus hijos, que viven en Israel e Inglaterra preocupados por el estigma de "escritora disidente", ya que es una de las escritoras más críticas del gobierno ruso. Nació en 1943 en los Urales, se graduó de la Universidad de Moscú con una Maestría en Biología. Trabajó en el Instituto de Genética como científica. Poco antes de la Perestroika se convirtió en directora de repertorio del Teatro Hebreo de Moscú (1979-1982) y guionista.

El galardón, que el año pasado fue para el argentino César Aira, se entregará en Las Palmas de Gran Canaria a finales de septiembre. (Télam)