La Asociación Alemana de Museos declaró hoy que “la restitución de bienes coloniales saqueados, solamente puede ser el principio de un proceso de recuperación del patrimonio cultural" por parte de los museos alemanes, en el marco de los actuales debates sobre la restitución de obras de arte expoliadas en distintos momentos de la Historia.

Los museos germanos albergan aproximadamente 1.100 figuras expoliadas del palacio real tras la conquista británica del reino de Benín (actual Nigeria) en 1897. La meta es “restituir los objetos, impulsar las cooperaciones e intensificar el intercambio”, dijo el titular de la entidad, Eckart Köhne, a la agencia alemana de noticias DPA .

Köhne puntualizó que también es posible llegar a un acuerdo con los dueños legítimos. El Museo Regional de Baden, dirigido por Köhne, restituyó a sus herederos una colección de porcelanas saqueadas por los nazis al industrial judío Ernst Gallinek y luego el Estado de esa localidad la compró, por lo cual la colección permanece en el museo.

En 2016, Alemania promulgó la ley de protección de los bienes culturales para evitar la entrada ilegal de objetos. Según Köhne, "se trata de un instrumento relevante, que puede ser evaluado y ajustado posteriormente de ser necesario" y para el que además de suficientes recursos personales se necesita de mucho tiempo.

Para Köhne "las restituciones son obligatorias si se ven afectados los principios éticos y morales de las naciones de procedencia", tal es el caso de restos humanos sumados a colecciones antropológicas como las cabezas reducidas, entendidas como trofeos hasta el siglo XIX por cazadores extranjeros y utilizadas con fines de culto en sus países de origen.

(Télam)