El escritor Michel Houellebecq aseguró que "con buenos sentimientos es con lo que se hace buena literatura" en una inesperada entrevista concedida en la antesala de la llegada de su nueva novela "Anéantir" (Aniquilar) a las librerías francesas, el 7 de enero: es "sobre la fragilidad de la existencia y la soledad del hombre contemporáneo en un mundo sin dios", dijo sobre el libro que llegará a Argentina recién en agosto.

"¡No tienes que celebrar el mal para ser un buen escritor! En mis libros, como en los cuentos de Andersen, inmediatamente entiendes quiénes son los malos y quiénes son los buenos. Hay muy pocos villanos en 'Anéantir' y eso me hace feliz. ¡El éxito supremo sería que no hubiera ninguno!", dijo a Le Monde el autor de "El mapa y el territorio".

Esta novela, la octava de Houellebecq, indaga en temas de salud, en la medicina a través de un narrador obsesionado por la muerte en las sociedades occidentales: cómo la apartamos, cómo experimentamos la de nuestros seres queridos, cómo aprehendemos lo que vendrá después.

Editado en francés por el sello Flammarion, el nuevo libro del autor de "Las partículas elementales" se publicará en español a través Anagrama. Situado en la campaña presidencial de 2027, al término de un segundo quinquenio de Emmanuel Macron, y en una Francia en declive, Houellebecq se permite ejercer de oráculo de la historia contemporánea en Francia.

Hoy se conocieron las primeras reseñas de "Anéatir" y la de la agencia de noticias AFP consigna que pese a que no aparece nombrado, el presidente francés es perfectamente reconocible, por ejemplo, cuando un asesor de comunicación lo describe como "un magnífico animal político", "siempre brillante" "desde el comienzo de su meteórico ascenso".

Según el narrador, ese presidente gobernó un país "en declive", plagado de desigualdad, que asistía a la lenta muerte de pequeñas ciudades y áreas rurales, enfrentado a un desempleo persistente. "La brecha entre las clases dominantes y la población había alcanzado un nivel sin precedentes", advierte.

Click to enlarge
A fallback.

En el pasado, Houellebecq ya demostró que le interesa la anticipación, en particular con "Sumisión", lanzada en 2015 el día del ataque contra la revista satírica Charlie Hebdo, en la que imaginaba la elección de un presidente musulmán en la República.

En este caso, el contexto es 2027, con una izquierda que apenas existe y con una Agrupación Nacional (extrema derecha) que sigue fuerte en la primera vuelta pero pena en la segunda.

"Anéatir" se centra en la dupla creada, en el centro de esta campaña, entre el ministro de Economía, Bruno Juge, y su asesor especial Paul Raison. Este hombre de 49 años, funcionario que atraviesa una larga crisis matrimonial, desilusionado por su propio fatalismo y su gusto consciente por la comodidad burguesa, es el protagonista de la novela.

En tanto Juge, "probablemente el mejor ministro de Economía desde Colbert", recuerda a otro Bruno que ocupa el mismo cargo, Bruno Le Maire, y que casualmente es amigo cercano de Houellebeq en la vida real.

En el libro, el escritor también juega a pintar éxitos futuros, como la nacionalización de la marca automovilística Citröen, pero también se anima a contar la desaparición de estrellas mediáticas, la cesión de espacio político por parte de Marine Le Pen a nuevas generaciones y la pérdida de fuerza del terrorismo islamista en favor de otros movimientos que lo han suplantado en el terreno de la violencia política. (Télam)