A partir de la experiencia de las madres de Ituzaingó en Córdoba, que se unieron para denunciar los efectos de los agrotóxicos, y de la presencia de la docente María Teresa Cañas, integrante de la Asamblea Mendoza por el Agua Pura, la socióloga Gabriela Merlinsky examina el rol fundamental que tienen las mujeres en las movilizaciones en favor del ambiente.

-Télam.: ¿Cuál es la capacidad de presión que tiene el ecofeminismo?

-Gabriela Merlinsky: Este sistema mundializado, globalizado, dependiente del uso de enormes cantidades de materia y energía, que asimismo implica la generación de daños acumulativos, se sostiene, sin embargo, en una sutil cadena que enlaza tareas y trabajos, muchos de ellos pagos y otros no remunerados. Entre esas tareas, las más esenciales, las vinculadas al sostenimiento y reproducción de la vida, están en manos de las mujeres. Las diferentes vertientes de los feminismos territoriales y las ecofeminismos cumplen un papel fundamental al señalar esa relación estrecha entre los cuidados y la vida, y le agregan un ingrediente más: las interdependencias que hacen posible el cuidado son también las que defienden el ambiente entendido como lo común.

-T.: De algún modo, se trata de una extensión del rol de cuidado...

-G.M.: En las movilizaciones como la de las Madres del Barrio Ituzaingó Anexo, que luchan desde hace 20 años por combatir un modelo basado en plaguicidas que dañan la salud, hay una redefinición del rol socialmente asignado a las mujeres como cuidadoras, que gana sentido político al transformar ese sentido y tomarlo como base para una movilización por los derechos humanos y el derecho a la salud. En los conflictos ambientales las mujeres logran poner en el centro de la disputa pública esta cuestión del valor diferencial de la vida y su potencial político refiere a que no se trata de disputas de género en abstracto; por el contrario, se definen en relación con la justicia ambiental, autodeterminación de los pueblos, la soberanía alimentaria y la salud comunitaria entre otros asuntos. (Télam)