El chef italiano Massimo Bottura, creador del multipremiado Osteria Francescana, en Modena (Italia), plantea su apoyo a muchos de los postulados sociales del papa Francisco, convoca a "vivir de manera sostenible con dignidad" y analiza el éxito de los reality de cocina: "La comida estimula nuestros sentidos y nos une, ya sea para cocinar, comer o celebrar", destaca.

- Télam: Hace unos días se cumplió el sexto aniversario de la publicación de la encíclica Laudato si ', en la que el Papa Francisco tiene una visión integral para el medio ambiente. ¿Qué opina de esa visión del Papa?

- Massimo Bottura: Comparto esa visión que nos enseña a vivir de manera sostenible con dignidad y a permanecer interconectados unos con otros. Si bien nuestro estilo de vida global se ha mezclado con las tecnologías de la información que mejoran nuestra capacidad de conexión, nos hemos vuelto más aislados y distantes unos de otros. Laudato si' nos une para cuidar nuestra casa común.

- T.: El Papa termina cada Ángelus dominical con su famoso "buon pranzo e arrivederci" (buen almuerzo y adiós) dirigido a las familias del mundo. ¿Cuán importante es para usted esa imagen de las comidas familiares, con todos sentados a la mesa al menos una vez a la semana?

- MB: Durante la pandemia iniciamos el ciclo "Kitchen Quarantine" en mi casa con mi familia, una idea de mi hija Alexa. Cada episodio fue cocinar, reducir el desperdicio de alimentos, compartir una comida junto con el mundo que miraba. Nos presentamos todas las noches con todas nuestras vulnerabilidades en la cocina para realizar un acto simple que va más allá de llenar nuestros estómagos. La comida simboliza mucho más: es una extensión de quienes somos, una invitación a compartir, a ser vistos y escuchados. A menudo digo que "cocinar es un acto de amor": el papa Francisco está compartiendo este mensaje y el poder de una comida para unirnos.

- T: ¿Cómo ve el fenómeno de la multiplicación de los reality show de cocina a nivel mundial?

MB: Todos tenemos una fuerte conexión con la comida. Es nuestra necesidad básica para sobrevivir, es una expresión de nuestras emociones, recuerdos y tradiciones. La comida estimula nuestros sentidos y nos une, ya sea para cocinar, comer o celebrar. El aumento de chefs en la televisión trae naturalmente entretenimiento gastronómico al hogar y da lugar al papel de chefs famosos. Nuestra mayor oportunidad será compartir la misión de nuestros proyectos y aprovechar el entusiasmo y la empatía de los chefs para usar su plataforma para el bien social.

La gastronomía es parte de lo que somos como seres humanos, por lo que no es de extrañar por qué la gente busca ser parte de ella. La gastronomía nos atrae a descubrir, soñar y atrevernos. Es el patio de recreo de un chef, donde tenemos la oportunidad de aumentar nuestro conocimiento, donde podemos romper el pasado para crear el futuro. Es un proceso muy creativo que no siempre es posible en otras profesiones.

Hay mucha gente que sueña con ser chef: estos entusiastas se sienten atraídos por las emociones y las conexiones que los chefs presentan en un plato. Ser huésped de uno de nuestros restaurantes invita a ser parte de esta experiencia, a salir de su zona de confort y estructuras cotidianas, a imaginar y soñar. Esperamos que cada experiencia deje al huésped inspirado para buscar su pasión, ser creativo, audaz y correr riesgos.

(Télam)