(Por Marina Sepúlveda) La artista Mariela Scafati participa por estos días de una muestra que, bajo el título "Under Construction", reúne en el Museo de Arte Contemporáneo Hamburger Bahnhof de Alemania la producción de obras de creadores de distintas regiones -entre ellos de otros dos argentinos, Bartolina Xixa y Eduardo Basualdo-, mientras que junto al colectivo artístico Serigrafistas Queer se prepara para ser parte, desde el 18 de junio, de la nueva edición de Documenta Kassel, una de las exposiciones de arte contemporáneo más importantes del mundo.

La muestra "Under Construction. New Acquisitions for the Collection of the Nationalgalerie" reúne las nuevas adquisiciones de la Galería Nacional de Arte Contemporáneo de Berlín, entre las que figuran dos obras de Scafati, que la institución adquirió hace un año: "Pienso en tu pelo" y "Paisaje invertido (Inverted landscape)". En esa misma exposición, también está el video "Ramita Seca. La Colonialidad Permanente" (2019) de otra argentina, Bartolina Xixa -adquirido por medio de la Fundación de la Asociación de Amigos de la Galería Nacional de Arte Contemporáneo de Berlín-, y la donación de la obra de site-specific "Incisive" (2016), un vasto dibujo que forma una habitación dentro de una habitación, de Eduardo Basualdo, además de que se exhibe su obra "Pasivo" (2022).

Curada por las directoras de la Colección, Gabriele Knapstein y Alice Koegel, la muestra presenta las 15 adquisiciones más recientes de la Galería Nacional junto a obras de artistas invitados, quienes abordan cuestiones sobre la representación de la historia en relación con el presente, exploran de forma explícita los museos y sus espacios, así como las prácticas y políticas de exhibición y coleccionismo, la sostenibilidad y la diversidad como pautas para el coleccionismo institucional de arte. La exposición se podrá visitar hasta el 15 de enero en el Museo de Arte Contemporáneo Hamburger Bahnhof, ubicado en el centro de Berlín.

Además de la exhibición de sus dos obras adquiridas, las curadoras invitaron a Mariela Scafati (Buenos Aires, 1973) a mostrar la instalación "Algo se rompió: 2011-Windows-2021" (Colección Oxenford), compuesta por 60 afiches monocromáticos pintados a mano (rojos y rosas) con reflexiones sobre arte, activismo y comunidad, exhibida por primera vez en Storefront for Art and Architecture en Nueva York el año pasado.

En diálogo con Télam, Scafati se refiere a lo acertado del título de la exposición ("Under Construction") porque "significa que es algo que está en movimiento y tiene posibilidades de cambiar y transformarse. Tal vez, sea algo bueno o malo, pero ya de por sí considerar que algo está en construcción es alentador, no definitivo, no es algo estático".

A su vez, afirma "compartir un poco una intuición", de la que está más convencida y es "que la vida artística o la vida de les artistas es en relación a las otras vidas de otros artistas", o que este quehacer de la práctica artística ,"lo que uno hace, es en relación a nuestro entorno y a las personas que están a nuestro alrededor. No somos artistas aislados", define y agrega: "En ese sentido me gusta poder resaltar que estoy acompañada de otros artistas argentinos. Me parece fundamental destacarlo. Me interesa poder seguir pensando no lo excepcional en una persona o en pocas, sino que posiblemente lo excepcional esté en otro lado, en ese entrelazado, en eso que no se ve, en lo que no es tan obvio, que es colectivo".

Una de las piezas de Scafati es "Paisaje invertido", en la que invita "a las personas que se acuesten en el piso para poder contemplar" desde esa perspectiva la instalación aérea compuesta por seis piezas pintadas con distintos azules y atada con poleas y sogas; una obra que "tiene la potencia de poder ser movida", aunque no suceda esto en la exposición, cuenta la artista desde Alemania.

En cambio, "Pienso en tu pelo" representa un cuerpo atado, suspendido, invertido, que cuelga desde el techo con el movimiento restringido a través de la técnica japonesa de Shibari (atadura, utilizado en la práctica erótica del bondage), compuesto por 14 cuadros monocromos en azul.

La artista también participa en la nueva edición de la Documenta de Kassel, en Alemania, como parte del colectivo Serigrafistas Queer con el proyecto "Papel Cuis". Se trata de uno de los eventos más importantes del arte contemporáneo, que este año presenta una concepción muy disímil a otras ediciones con la curaduría del colectivo ruangrupa de Indonesia. A propósito de la mirada de esta edición de Kassel, la artista opina que se "está en bastante sintonía con la Colección (objeto de la muestra en Berlín) y es parte de una agenda mundial que está planteando mostrar artistas del sur global".

La geografía europea, al menos la alemana, está atravesada por su mirada hacia las políticas coloniales de antaño, la devolución de los objetos expoliados, las migraciones desde África y Asia principalmente, y las variadas manifestaciones político sociales y artísticas que modifican una forma de concebir un entorno, más allá de las fronteras; algo un poco a contramano desde lo cultural, lugar para la reflexión y el cuestionamiento, de las disputas económicas como las que tienen en vilo nuevamente a Europa y al mundo.

La exposición "Under Construction" también reúne obras de Nairy Baghramian (1971 Irán), Thea Djordjadze (Georgia, 1971), Ceal Floyer (Gran Bretaña, 1968), los alemanes Dierk Schmidt (1965) y Manfred Pernice (1963), y Martin Städeli (Basel, 1962) residentes en Berlín; Sandra Gamarra Heshiki (Perú, 1972, Perú), Melvin Moti (Países Bajos, 1977), Daniel Steegmann Mangrané (España, 1977, radicado en Brasil) y Julio González (Barcelona-París, 1876-1942).

En las distintas líneas de trabajo exhibidas, las obras de Basualdo (1977, Buenos Aires) abordan junto a las de Steegmann Mangrané procesos de reciclaje y reelaboración de obras anteriores y exploran las relaciones entre el cuerpo y el espacio, sujeto y objeto, naturaleza y cultura, imaginación y realidad; mientras que las de Scafati y Bartolina Xixa se centran en construcciones de memoria e identidad cultural, reivindicaciones de poder y formas de racismo, y modos de convivencia alternativos y colaborativos, indica el museo.

Lo interesante de la exposición actual es el estado "en construcción" de un acervo compuesto por obras de la Europa occidental y norteamericanas, que incorporan obras de orígenes variados, incluso de artistas oriundos de la llamada Alemania del Este, cuyo puntapié inicial fue el proyecto de investigación y exposición "Hello World. Revisión de una colección" de 2018.

Un impulso de una nueva mirada que considera las condiciones políticas y culturales subyacentes del coleccionismo y busca ampliar el fondo patrimonial desde enfoques transculturales, que hasta ese momento eran predominantemente occidentales, señalan desde el museo.

Entonces, las preguntas sobre el aspecto de una colección desde una comprensión cosmopolita, y cómo afecta esta ampliación y multiplicación de perspectivas al canon y a los relatos históricos del arte, se actualizan en esta exposición del Hamburger Bahnhof - Museum für Gegenwart de Berlín con una interesante presencia argentina.

Como antecedente, Scafati y la drag queen Bartolina Xixa, el personaje creado por Maximiliano Mamani (Tilcara, 1995), compartieron la 11th Bienal de Berlín, en contexto de pandemia y con impronta latinoamericana, curada por María Berríos, Renata Cervetto, Lisette Lagnado y Agustín Pérez Rubio. Una Bienal que exhibió procesos artísticos y políticos, corporizó cuerpos disidentes y decolonialidades, e interpeló al "centro" desde su lugar con una "periferia" materializada en obras. Y en esa otra interrelación, de circuitos expositivos y posibles catalizadores de obras que se integran a patrimonios europeos, es que el comité de adquisición del bienio 2019-2021 estuvo compuesto por Knapstein, Jürgen Lucius de la Fundación de Amigos de la Nationalgalerie y Pérez Rubio. (Télam)