El pintor británico David Hockney, a los 85 años, se sumará a la tendencia de las exposiciones de arte inmersivo con el show "David Hockney: Bigger & Closer (not smaller & further away)", que se exhibirá en Londres, desde el 25 de enero hasta el 23 de abril, y que promete un innovador viaje a su obra en las que están muy presentes la naturaleza y las estaciones del año, los paisajes y las piscinas.

En un espacio de cuatro pisos de altura, ubicado en King's Cross de Londres, se fusionarán el mundo físico y el digital para que los visitantes vean el universo a través de los ojos del artista, según describe The Guardian sobre el espectáculo que presentará el trabajo de Hockney -obras icónicas, poco vistas y otras novedosas- en Lightroom.

El espectáculo de 45 minutos, cuyo título traducido sería "David Hockney: más grande y cercano (no pequeño y más lejos)" es una experiencia inmersiva sensorial que lanzará a su vez el nuevo espacio que se propone como sede de espectaculares exposiciones dirigidas por artistas.

Hockney, uno de los artistas vivos más aclamados y populares del mundo, colaboró durante tres años con el equipo de la nueva sede que inaugurará en enero, y es el último artista cuya obra recibirá el tratamiento inmersivo de gran instalación que utiliza la realidad aumentada y virtual, una tecnología y experiencia que sigue creciendo en popularidad en el Reino Unido y que en Buenos Aires tuvo este año la exitosa muestra de Van Gogh.

"La fascinación vitalicia del artista por las posibilidades de los nuevos medios se expresa de forma vibrante en un espectáculo que invita a los visitantes a ver el mundo a través de sus ojos", indica el comunicado citado por el medio.

El espectáculo se compone de seis capítulos temáticos y cuenta con una partitura compuesta por el músico estadounidense Nico Muhly, y comentarios realizados por el propio Hockney, en los que revela su proceso artístico.

En una secuencia se observa a Hockney creando uno de sus cuadros con el iPad, de su casa y sus jardines en Normandía, Francia, donde reside, mientras que otros capítulos están dedicados a Los Ángeles, las montañas de San Gabriel en California, Yorkshire y un teatro de ópera con recreaciones animadas de las escenografías del artista, describe el medio especializado Wallpaper*.

Por otro lado, esta experiencia refleja la tendencia reciente a fusionar el mundo físico con la experiencia digital, desde la exposición del artista francés Dominique González-Foerster en la Serpentine Gallery de Londres hasta las experiencias inmersivas de Van Gogh, Renoir, Monet, Goya, Munch, Gustav Klimt y Frida Kahlo.

"El mundo es muy hermoso si lo miras, pero la mayoría de la gente no mira mucho", dice Hockney en la banda sonora del espectáculo. "Escanean el suelo frente a ellos para poder caminar, realmente no miran las cosas increíblemente bien, con una intensidad. Yo sí", manifiesta.

Consultado el artista sobre los espectáculos inmersivos que reinterpretan a artistas fallecidos, Hockney sostiene que "sólo utilizan a Van Gogh y Monet, y están muertos. No pueden añadir nada", bromea y afirma: "yo todavía estoy vivo, así que puedo hacer que las cosas funcionen mejor".

Mark Grimmer de 59 Productions y director del programa, explicó que trabajaron con el artista "para reunir imágenes proyectadas a gran escala, animación, entrevistas de archivo y a medida y una partitura encargada para crear un nuevo tipo de espectáculo que se debe tanto al diseño teatral de Hockney como a su pintura, dibujo y fotografía".

Hockney es considerado uno de los artistas británicos más influyentes y populares, una ex estrella del pop art que se hizo un nombre en las décadas de 1960 y 1970 con sus pinturas de piscinas y palmeras en California y trabajó con paisajes de Yorkshire, Inglaterra.

El creador saltó a la fama a los 26 años con la venta de la pintura "Pool With Two Figures" en una subasta de 1972 con un monto final de 90.3 millones de dólares, que lo convirtió en el artista plástico más cotizado del mundo.

Lightroom es un espacio diseñado por Haworth Tompkins, y es una empresa conjunta del estudio de diseño 59 Productions y de la London Theatre Company. (Télam)