(Por Emilia Racciatti, enviada especial) Al frente desde hace 40 años de una de las librerías más emblemáticas de Madrid, Alberti, un espacio que supo ser referencia cultural durante de la transición española y hoy sigue siendo un lugar de encuentro y celebración de los libros, la española Lola Larumbre trasladó el ímpetu de esa tarea cotidiana al diseño de la programación del Festival Literario Eñe, que arranca mañana en Madrid con Argentina como país invitado de honor.

A horas del inicio del evento que copará distintos lugares de Madrid como el Círculo de las Bellas Artes, el Teatro de la Abadía, el Real Jardín Botánico o la Biblioteca Nacional de España hasta el 27 de noviembre, Larumbe, madrileña de 61 años, se dispone a hablar con Télam sobre la propuesta de ser la directora literaria de esta edición en la que asevera que el festival "explotó" por sus dimensiones y propuestas.

Adelanta que el premio que se otorga cada año a una figura de las letras en español, esta vez será para la escritora española Rosa Montero "por su gran trayectoria vital, periodística, literaria, como activista a favor de los derechos de las mujeres, de las minorías, de su implicación social con las cuestiones que más nos acucian como seres humanos en la sociedad". Pero además, como una de las novedades de esta edición se distinguirá a un autor emergente con un libro publicado: será el poeta Pol Guasch (Tarragona, 1997).

Referentes argentinos como Gabriela Cabezón Cámara, María Negroni, Eduardo Sacheri, Federico Falco, Pablo Katchadjian, Andrés Neuman, Martín Caparrós, Patricio Pron, Lucía Lijtmaer y Clara Obligado imprimirán una impronta polifónica a esta edición del festival español que propone explorar los cruces de la literatura con la música, el teatro o el cine.

Para Larumbre, la edición 14 del Eñe será una oportunidad para dejar en evidencia "la simbiosis, el maridaje y la unión de narradores, poetas, ensayistas de Latinoamérica, en especial chilenos, argentinos y mexicanos" en relación a la literatura en español y en ese sentido destaca la presencia de escritores y escritoras argentinos en representación del país invitado de honor por "los lazos históricos, literarios, culturales, sociales, con escritores, escritores, editoras, libreros, libreras" entre ambos países.

"Cuando parece que los seres humanos nos estamos alejando irreversiblemente de lo natural para aproximarnos e identificarnos, cada vez más, a un mundo solo habitado por las máquinas, conviene detenerse y regresar a la fuente original de la literatura para reparar este olvido. Volvamos al encantamiento de las palabras y los cuentos compartidos bajo una noche estrellada, con el silencio de la lectura, o en la oscuridad de un salón participando de la gran fiesta literaria que va a ser el Festival Eñe 2022", dice, entre otras cosas, en el manifiesto que escribió de convocatoria. Sobre ese lema y el panorama de las librerías en España habla en esta nota.

-Télam: ¿Cómo fue la propuesta de dirigir esta edición del festival y cuál es el principal desafío tratándose de una edición que retoma de forma completa la presencialidad después de la virtualidad impuesta por la pandemia?

-Lola Larumbe: Fue una propuesta del director del festival que es Luis Posada, que es quien tiene en la cabeza todo el desarrollo y las colaboraciones. Este año el mayor desafío fue la envergadura que tomó, reunir a tantos agentes culturales de la ciudad de Madrid en el festival en 15 días. El festival ha crecido mucho en esta edición, en relación al año pasado o el antepasado, que fueron meramente online. Podemos hablar de un crecimiento natural de autores y autoras que van a participar y el rizoma de sedes que va a tener en la ciudad de Madrid.

-T: El lema de esta edición es "Natural", ¿qué implica y cómo dialoga con la programación? En el manifiesto que escribiste para el festival convocás al encantamiento de las palabras y los cuentos compartidos bajo una noche estrellada, con el silencio de la lectura, o en la oscuridad de un salón. ¿Hay una materialidad a la que nos acerca la literatura y que hoy necesitamos mucho más después de tanta virtualidad y pantallas?

-L.L.: Natural es el impulso que da origen a la literatura, es esa primera emoción frente a las cosas de la noche de los tiempos, el nacimiento del lenguaje, las palabras, las historias y, como escribo en ese manifiesto que trata de poner color al festival, citando a Jeannette Winterson, somos narrativa, no somos cultura o naturaleza, somos las historias que nos contamos, cómo nos las contamos y aprender a contarnos de otra manera. Se trataba de imprimir un impulso al festival a través de la literatura, a la búsqueda de ese encuentro que nos ha fallado estos años anteriores por culpa de la pandemia. Volver a los orígenes, a ese hilo invisible que se ha roto y repensarnos de una manera más natural, tanto en nuestras expresiones artísticas como en nuestras relaciones personales. Y que mejor que un festival como Eñe en el que se propicia la conversación, la palabra, el encuentro alrededor de las grandes y las buenas historias.

-T: Siempre se entrega el Premio Festival Eñe pero este año se incorpora el premio Festival Eñe Talento para destacar a un autor o autora emergente. ¿Cómo se gestó esta idea y qué nos podés adelantar de las distinciones de esta edición?

-L.L.: El festival siempre ha dado un premio a una figura de la letras en español y el año pasado fue a Almudena Grandes quien lamentablemente no pudo recogerlo, ahora estamos recordándola después de un año de su fallecimiento. Este año el premio le será dado a la gran escritora Rosa Montero, por su gran trayectoria vital, periodística, literaria, como activista a favor de los derechos de las mujeres, de las minorías, de su implicación social con las cuestiones que mas nos acucian como seres humanos en la sociedad. Además, una de las novedades del festival será el premio talento a un escritor o escritora joven con un único libro publicado y va a recaer en un poeta joven con un primer libro en el que ya se ve su naturaleza literaria y su pulso poético que es Pol Guasch (Tarragona, 1997).

-T Argentina es el país invitado de honor. ¿Cómo ves el panorama de literatura argentina y latinoamericana en esta coyuntura? En el programa hay diversidad de voces y referencias, ¿cómo fueron pensados esos cruces de autores y autoras?

-L.L.: Este año el festival ha explotado, crecido enormemente, que haya un país invitado es indicador de eso, es la primera vez que ocurre en el seno del evento y que sea Argentina, con el que España tiene lazos históricos y literarios, es representativo. La naturalidad con la que conviven y confluyen las distintas literaturas de los distintos países de Latinoamérica, todos unidos por el español es muy muy reseñable. En este festival se va a poner de manifiesto esta simbiosis, este maridaje, esta unión de narradores, poetas, ensayistas de Latinoamérica, en especial chilenos, argentinos y mexicanos dentro del festival, en relación a la literatura escrita en español. En cuanto a como fueron pensados estos autores la colaboración con la cancillería, especialmente con Paula Vázquez, librera también, la sintonía ha sido a pesar de las distancias y las pantallas, la sintonía fue total. Ella sugirió nombres, completó los que había pensado, hemos ido construyendo una lista de autores y autoras.

-T: Sos responsable de la librería Rafael Alberti que también es una referencia de encuentros culturales, un espacio muy vivo para la vida literaria. ¿Cómo analizás el panorama de las librerías en este momento?

-LL: Estamos viviendo una situación de optimismo realista o moderado optimismo, salimos reforzados de la crisis del Covid, del confinamiento. Una parte importante de la sociedad entendió que las librerías independientes cumplían una función importante en los barrios, en las ciudades y que había que protegerlas. En el 21 eso se vio refrendado, estamos en el año 22 y ese espíritu de alivio se mantiene y la sensación es que se habla de librerías que abren al público y del trabajo que hacemos y hacen librerías de España. Esa es un poco mi visión general. Ojalá podamos confirmarlo en la finalización del año y que el 23 esto se reafirme.

-T: El programa es bien amplio y diverso, con propuestas que permiten poner en diálogo a la literatura con la música, el teatro y el cine. Pero, ¿hay alguna joyita o algunas actividades que recomiendes muy especialmente?

-L.L.: Es muy difícil porque hay más de 100 autores, músicos, autores teatrales. Todas las conversaciones están pensadas, imaginadas, soñadas y creo que hay joyas para muchos gustos literarios distintos. Cualquiera que mire el programa de 2022 va a encontrar joyas a su medida. Va a ser una auténtica fiesta. (Télam)