La publicación de los "Diarios" de Patricia Highsmith, una de las novelistas más fascinantes del siglo XX, promete ser, según la prensa de Estados Unidos y Reino Unido, uno de los hitos literarios de 2021, así como también para España y Latinoamérica, donde está previsto que esta obra se publique en el otoño del año que viene.

Se trata de los dos "diarios" que Highsmith -quien murió en 1995 después de haber escrito una serie de policiales psicológicos, incluyendo "El talentoso Mr Ripley" y "Extraños en un tren"- dejó escondidos en un armario entre toallas y sábanas en su casa de Ticino, Suiza, y que ahora la editorial Anagrama, con Silvia Sesé a la cabeza, publicará en un solo volumen de más de novecientas páginas.

En uno de estos diarios registró detalles sobre su vida profesional: ideas de tramas, reflexiones filosóficas y pensamientos sobre la escritura. En el otro documentó sus reflexiones y recuerdos privados, incluido un único encuentro sexual con el escritor Arthur Koestler (un "episodio miserable y sin alegría") y sus esfuerzos, a través de la psicoterapia, por "ponerme en condiciones de casarme".

La selección de los diarios y cuadernos, que abarcan más de seis décadas de escritura personal, estuvo a cargo de Anna von Planta, editora y confidente de Highsmith, quien eligió los aspectos más relevantes de las más ocho mil páginas y cincuenta y seis gruesos cuadernos de espiral manuscritos por la autora.

En una entrada, la narradora escribe que "el hombre estadounidense no sabe qué hacer con una chica una vez que la tiene. No está realmente deprimido o inhibido por sus restricciones puritanas heredadas o concebidas ambientalmente: simplemente no tiene ningún objetivo dentro de la situación sexual".

Los diarios de Highsmith, que tienen más de ocho mil páginas, ya han sido minuciosamente analizados por biógrafos, pero nunca se habían hecho públicos o se habían entretejido en una sola narración de la vida de una mujer compleja que pensaba profundamente en temas de bien y de vida, maldad, soledad e intimidad.

Fue bajo este formato que la escritora describió haberse obsesionado sexualmente con un cliente de Bloomingdale en Nueva York, a quien luego siguió a su casa, provocando observaciones sobre el asesinato y el amor.

"Tenía una obsesión por detallar absolutamente todo en su vida, muy parecido a Sylvia Plath", dijo Andrew Wilson, autor de una aclamada biografía de 2003 de Highsmith: "Y se basó en los diarios de sus novelas, que exploran la noción de obsesión, culpa y asesinato, y rechazan la racionalidad y la lógica de los elementos más oscuros de la personalidad humana".

Highsmith fue apodada "la poeta de la aprehensión" por el novelista Graham Greene, quien dijo que "creó un mundo sin finales morales... Nada es seguro cuando hemos cruzado esta frontera".

La escritora nacida en Texas fue profundamente influenciada por existencialistas europeos como Albert Camus y Søren Kierkegaard, y esas influencias, cree Wilson, se sienten profundamente en sus diarios. Pero hay una pregunta sobre hasta qué punto Highsmith puede asimilarse ahora a la cultura contemporánea. Antisemita, racista y misógina, escribió de una manera que podría hacer una lectura extremadamente difícil.

"Es increíblemente moderna porque habla de la irracionalidad; era una lesbiana que odiaba a las mujeres, totalmente políticamente incorrecta en muchos sentidos, y ciertamente no una chica del cartel del movimiento feminista", dijo Wilson.

"Podría ser una mujer monstruosa, violenta y bastante desagradable. Odiaba a los negros, odiaba a los judíos y odiaba a las mujeres, pero también hay razones por las que era así '', dice, citando el rechazo de su madre y un torpe intento de su padre de seducirla cuando era una adolescente. Según un amigo, fue abusada sexualmente por un par de hombres, posiblemente vendedores ambulantes, cuando tenía cuatro o cinco años.

La propia Highsmith era consciente de la naturaleza desagradable de sus opiniones y es probable que le causaran angustia. "Ningún escritor traicionaría jamás su vida secreta", le escribió a un amigo en 1940. "Sería como estar desnudo en público".

"La idea es mostrar cómo Patricia Highsmith se convirtió en Patricia Highsmith -dijo Von Planta al New York Times-. Y que cuente sobre su vida, sus pensamientos, sus preocupaciones, la realización de su trabajo, en sus propias palabras", agregó.

La publicación de los diarios podría ayudar a revelar nuevamente que la creatividad no está necesariamente arraigada en nuestros mejores instintos: "Dijo que nació bajo una estrella enfermiza, y sabía desde su más tierna conciencia que era difícil y que tenía un problema con la idea existencial del ser -afirmó Wilson-. Los diarios cuestionan esto una y otra vez. Fascinante, pero fuerte. No podrás leerlos de una vez".

(Télam)