La colección de arte del cofundador de Microsoft, Paul G. Allen (1953-2018), que con la recaudación de 1.506 millones de dólares anoche se coronó como la más cara de la historia en la casa neoyorquina de subastas Christie's, sumó hoy otros 115 millones en la segunda parte de la venta destinada a fines benéficos, informó la rematadora a la prensa internacional..

La prestigiosa Christie's batió el anterior récord de Sotheby's en la venta de una de las mejores colecciones de arte privadas del mundo, publicó el diario ABC de España, y no dudo en asegurar: "El acontecimiento del año -o del siglo- en el mercado del arte" que "no rompió las expectativas, sino todos los récords".

Las 60 obras de más valor de la colección de Allen se remataron ayer por 1.506 millones de dólares, una cifra que superó con creces el récord de 922 millones marcado por la colección Macklowe en mayo último y que se acrecentó con la oferta de las 95 obras restantes, de precio más bajo, alcanzando 8,4 millones por la escultura "Typewriter Eraser, Scale X" de Claes Oldenburg and Coosje Van Bruggen, y 6,8 por el cuadro "Red No.1" de Sam Francis, las piezas más valiosas del remate de hoy.

El acontecimiento mayor fue anoche en la sede de Christie's en Nueva York, con la salida a subasta una de las mejores colecciones privadas de arte del mundo, la del magnate estadounidense Paul Allen, cofundador de Microsoft en 1975 en Albuquerque, Nuevo México.

Coleccionistas, marchantes, asesores y ejecutivos de la subastadora comparecieron en el Rockefeller Center en forma presencial y remota, conectados por videoconferencia y por teléfono, y dos horas después, al ritmo frenético del mazo más prestigioso de las subastas, el de Jussy Pylkkanen, se había vendido arte por algo más de 1.500 millones de dólares.

El anterior récord lo había conseguido la gran competidora de Christie's, Sotheby's, hace solo seis meses, en la subasta de la colección de Harry y Linda Macklowe, multimillonarios neoyorquinos del ladrillo, obligados a vender sus tesoros artísticos en medio de un divorcio agrio y masticado con fruición por la prensa local. Aquella venta dejó un total de 922 millones de dólares. (Télam)