La ministra de Cultura de Reino Unido, Michele Donelan, negó hoy que los mármoles del Partenón expuestos en el Museo Británico sean devueltos a Grecia, frenando así las negociaciones que se venían desarrollando entre ambos países.

"He sido muy clara al respecto, no creo que [los mármoles] deban volver a Grecia", declaró la funcionaria a la BBC y agregó que el presidente del Museo Británico, George Osborne, "estaría de acuerdo" con ella. "No deberíamos devolverlos y, de hecho, pertenecen al Reino Unido, donde los hemos cuidado durante mucho tiempo", enfatizó.

Desde principios del siglo XX, Grecia solicita oficialmente la devolución de un friso de 75 metros arrancado del Partenón y de una de las famosas cariátides del Erecteion, un pequeño templo antiguo también ubicado en la Acrópolis de Atenas, piezas claves de la colección de este museo de Reino Unido.

Las autoridades británicas afirman que las esculturas fueron "adquiridas legalmente" en 1802 por el diplomático británico Lord Elgin, quien las vendió a la célebre institución londinense. Pero Grecia alega que fueron "saqueadas" mientras el país estaba bajo ocupación otomana.

La semana pasada, el diario The Telegraph afirmó que Osborne, exministro británico de Finanzas, estaba a punto de cerrar un acuerdo con las autoridades griegas para devolver los tesoros como un préstamo a largo plazo, en el marco de un "intercambio cultural". eso permitiría eludir una ley británica que impide al museo desmantelar su colección.

"Creo que su punto de vista al respecto se ha malinterpretado y presentado de manera errónea. (Osborne) no va a devolverlos. Esa no es su intención. No tiene ningún deseo de hacerlo", sostuvo la ministra en sus declaraciones de hoy que fueron retomadas por la agencia de noticias AFP y DPA.

"También se ha planteado el concepto de un préstamo a 100 años, pero desde luego tampoco es lo que está planeando", indicó.

A su vez el portavoz del gobierno griego, Yiannis Oikonomou, había admitido este lunes que sus negociaciones "en curso" con el Museo Británico no venían siendo "fáciles".

Asimismo en sus declaraciones la funcionaria aseguró que temer que una devolución de esas célebres esculturas griegas abriera "la caja de los truenos", ya que confesó que "sería bajar por una pendiente resbaladiza", que podría cuestionar "si muchos objetos increíbles deben volver a otro país considerando muy ambigua la cuestión de la propiedad".

Otros países, como Egipto o Chile, reclaman la devolución de piezas como bustos de faraones o el moái Hoa Hakananai'a, el de mayor valor espiritual de la Isla de Pascua, que se encuentra en el Museo Británico.

Las autoridades chilenas iniciaron negociaciones en 2018, en un viaje a Londres de una delegación de indígenas rapanuis de esa isla del Pacífico, que tuvo como objetivo la posibilidad, hasta ahora sin cumplir, de lograr un "préstamo" a largo plazo de la figura de basalto de 2,4 metros de alto y 4 toneladas de peso, que según la tradición encierra el espíritu de uno de sus ancestros.

En los últimos años ha aumentado la presión para que los museos occidentales restituyan a sus países de origen las obras de arte, especialmente las obtenidas durante el periodo colonial.

En ese sentido, los medios griegos informaron en diciembre que desde hace un año había negociaciones secretas entre Osborne y el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis y el gobierno británico recordó entonces que el Museo Británico está sujeto a una ley de 1963 que le impide transferir o vender objetos de su colección, salvo en condiciones muy limitadas. (Télam)