Con obras de siete artistas de Argentina, Alemania, Suiza e Irán se inaugura mañana en el Centro de Arte de la Universidad de La Plata la muestra "Punto de fuga", un proyecto multidisciplinario que pone en foco las condiciones de los procesos migratorios globales en la actualidad y los modos en que la pandemia reforzó las desigualdades en torno a la idea de hogar y refugio, en línea con el eje curatorial Tránsitos y migraciones que desarrolla la Bienal Internacional del Sur (Bienalsur).

En la tercera edición Bienalsur, gestada desde la Universidad Nacional de Tres de Febrero (Untref) en 2015, se suma como sede el Centro de Arte de la Universidad de la Plata (UNLP) con esta exposición colectiva "Punto de fuga" que se instala en el denominado KM BS 52 de la cartografía ampliada de la Bienal y es parte de un proyecto interinstitucional.

La curaduría es de la docente de la Untref Marina Aguerre y los artistas que participan son Sève Favre (Suiza), el escultor Raúl "Pájaro" Gómez (Argentina), Edison Peñafiel (Ecuador), Adriana Carambia (Argentina), Josef Schulz (Alemania), Patricio Gil Flood (Argentina) y Anahita Norouzi (Irán).

En la exhibición, que se puede visitar desde mañana en La Plata, un agrupamiento de cajas cuadradas con frases y rostros conforman la instalación "Être au pied du mur" de Favre, mientras que Schulz exhibe una serie de fotografías en "Übergang". Por su parte, la instalación de Gil Flood tiene frases como "los olvidados encontraron un paraíso", lo que se complementa con la instalación multimedial "It Looks Nice from a Distance" de Norouzi que explora los temas del nacionalismo, la alteridad y el desplazamiento, y la estigmatización de los inmigrantes como portadores de enfermedades.

Carambia presenta su obra "El peso de Narayama" (una silla de madera como mochila para llevar los objetos preciados que habla de un viaje como metáfora y toma como idea la novela homónima del escritor japonés Shichirō Fukazawa, en tanto que el artista multimedial Peñafiel presenta "Land Escape".

"En un mundo marcado por alambres y muros que separan personas, familias y pueblos, esta exhibición propone abordar el problema de los traslados y las migraciones contemporáneas desde una perspectiva sensible que invita a reponer -una vez más- la reflexión crítica sobre un tema que afecta y atañe a la humanidad toda", señala Aguerre.

La intensidad de los procesos migratorios debido a desplazamientos poblacionales (por guerras y pobreza) y la búsqueda de nuevas oportunidades de vida, planteó una nueva contradicción a partir de la la pandemia global de "la idea de hogar y refugio", lo cual reforzó aún más las desigualdades "borrando este fenómeno social del imaginario colectivo", explica la curadora.

"La continuidad y la urgencia de esta problemática contemporánea ha sido subrayada por las propuestas de los diversos artistas que integran esta exposición, contribuyendo así a rasgar el velo impuesto a la mirada: límites territoriales pasibles de ser dislocados a voluntad y puestos fronterizos en desuso, casi fantasmagóricos, contrastan con aquellas imágenes que ponen en evidencia la limitación y el control del movimiento de grupos de mujeres, hombres y niños en búsqueda de un lugar donde asentarse y vivir", escribe en el texto curatorial.

A su vez, se explicita que "algunas estructuras aparentemente sólidas revelan la permanente búsqueda de una instalación ansiada. La tensión entre sueños, deseos y realidad se vuelve objeto (piedra, bulto, casa); y en esa materialización cargada de recuerdos y proyectos de vida, se interpela al presente, al pasado y al futuro de cada ser humano".

Con esta muestra en una sede universitaria se cumple uno de los objetivos del evento internacional que se desarrolla de julio a diciembre de manera simultánea en más de 124 sedes, 23 países y 50 ciudades del mundo: el establecimiento de una red de trabajo con instituciones similares para fomentar su crecimiento y colaboración.

"En las universidades hoy estudian una buena parte de los profesionales del mañana, los que en comunidad pueden cambiar el mundo. El arte no puede modificar la sociedad, pero el arte puede hacer pensar a la gente", expresa Aníbal Jozami, rector de la Universidad Nacional de Tres de Febrero y director general de la Bienal.

Por otra parte, el equipo del Centro de Arte de La Plata estuvo a cargo de la producción y de la realización de una gran cantidad de obras que componen la exposición además del montaje y diseño.

La exhibición será acompañada por un programa público con talleres, charlas y activaciones, que proponen estimular la reflexión sobre la percepción del espacio y su reconfiguración con la pandemia, informa el Centro.

La muestra que se inaugura el jueves 9 de septiembre a las 12 podrá visitarse de 15 a 18 en la calle 48 número 575, La Plata, hasta el 27 de noviembre. (Télam)