Como todos los años, la Feria del Libro de Buenos Aires elige una ciudad invitada de otro país para rendirle homenaje y, esta vez, en honor al 500° aniversario de su fundación, La Habana, la capital cubana, fue la elegida.

En el puesto en el Pabellón Amarillo -el stand 1809- se encuentran a buen precio CDs y libros que celebran la literatura cubana, su cultura y su historia.

Una antología de Rubén Darío, la poesía completa de José Martí y varios libros de cuentos infantiles conviven en una de las mesas del stand de La Habana.

Durante la inauguración de la feria, Tatiana Veira Hernández, vicepresidenta de la Asamblea Popular de La Habana, agradeció la distinción de la FIL a la ciudad y destacó el vínculo con la literatura argentina. En ese marco, remarcó la crisis editorial en Cuba, fomentada por el bloqueo económico de Estados Unidos. "En un país donde el Estado subvenciona al libro como bien cultural y promueve la lectura como un derecho humano, mientras tanto, ese mismo año de 2021 el Gobierno de Estados Unidos financió con 5 millones de dólares a medios de prensa, editoriales y autores implicados con su guerra cultural contra Cuba", sentenció Veira Hernández.

La Feria se hizo eco de las posturas políticas antagónicas que conviven desde hace décadas en la Isla y, en el stand 636 del Pabellón Azul, se exhibe “Patria y Vida”, el espacio de los intelectuales cubanos disidentes. Se trata de una exposición de cultura cubana al cuidado del joven violinista y activista Luis Alberto Mariño Fernández, conocido por protestar con música ante la sede de la embajada de Cuba en la Argentina. "Patria y vida" juega con el histórico lema del gobierno cubano "Patria o muerte. Venceremos" acuñado por Fidel Castro en los sesenta. Por allí pasaron a dejar su testimonio varios políticos de Juntos por el Cambio como el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta, el exdiputado y actor Luis Brandoni y el excanciller del macrismo, Jorge Faurie. (Télam)