Tras denunciar una campaña de "intimidación" por parte de dirigentes del separatismo catalán que lo acusaron de fogonear una intervención militar para frenar el desafío independentista en esa región española, el escritor español Javier Cercas advirtió que iniciará acciones legales para responder a las ofensas.

"Quieren que me calle o que me vaya. Y no me voy a callar ni me voy a marchar. Hay gente interesada en crear un clima de odio y guerracivilista. Y nuestro deber es impedirlo", advirtió Cercas durante una entrevista con el diario El Mundo, quien por estos días presenta "Independencia", su última novela, que transcurre durante los disturbios que tuvieron lugar en Cataluña en las semanas previas y posteriores al 1 de octubre de 2017, cuando España vivió una serie de acontecimientos que hicieron temblar los cimientos.

La celebración del referendo por la independencia de Cataluña, que previamente había sido declarado ilegal y suspendido por el Tribunal Constitucional, marcó un punto de inflexión en un proceso que llevaba meses gestándose y cuyas consecuencias aún se sienten.

La polémica comenzó el fin de semana cuando el escritor, en el marco de una entrevista en el canal TV3, cuestionó el proceso separatista, en sintonía con la posición que mantiene desde hace años. "Dije cosas terribles: que la Tierra es redonda. Dije que España es una democracia plena, que el Rey no había organizado el golpe de Estado y que las élites económicas catalanas estuvieron al frente del procés", relató con ironía sobre qué sucedió durante aquella entrevista en la televisión pública catalana.

A las pocas horas, por Twitter, la diputada de Juntos Por Cataluña, Cristina Casol cuestionó la participación de Cercas en TV3: "¿Qué hace en TV3 un promotor del levantamiento militar contra Cataluña? Esto no es libertad de expresión, es una televisión pública que da al fascismo una posición de privilegio".

En el marco de esa entrevista, el escritor también había repasado el contenido de su libro "Anatomía de un instante", sobre el fallido golpe de Estado del 23-F de 1981, que dará lugar a una obra de teatro. “La verdad es que el golpe de Estado lo paró el Rey. No hay ninguna duda. La verdad es muy compleja. De Jordi Pujol no tenemos hoy buena opinión, pero de este señor no podemos decir que no fue un antifranquista real. Los seres humanos somos capaces de lo peor y de lo mejor”, analizó. Otra diputada del mismo espacio político, Aurora Madaula, salió a responderle: “Esta afirmación no se sostiene en ninguno de los trabajos históricos rigurosos sobre el 23F, al contrario. Pero claro, quizá Javier Cercas no quiere un análisis histórico, sino otra cosa”.

A los cuestionamientos de los dirigentes se sumó una suerte de "campaña viral" en redes orquestada desde cuentas anónimas. Se difundía de forma descontextualizada un discurso pronunciado por Cercas en 2019 durante la conmemoración del Día de Extremadura, en el que sostuvo: "Cuando la vida pública, la política, se llena de pasión, aventuras, emociones, como nos ha ocurrido a los catalanes en los últimos años, échate a temblar o llama a la unidad del general". Aquel comentario del escritor estaba dirigido a Miguel Alcañiz, jefe de la Unidad Militar de Emergencias (UME), presente en el público, para celebrar su rol en las catástrofes y no en referencia a una confrontación bélica.

Cercas considera que los dirigentes catalanes pusieron sus palabras fuera de contexto para perjudicarlo y convocó a su abogado, Girona Carles Monguilod, para analizar cómo responderá de manera legal a lo que, según entiende, es un nuevo capítulo de “un clima de odio”. (Télam)