(Por Mercedes Ezquiaga, enviada especial) Una vidriera impresionante para el arte argentino se abre en la ciudad de Milán con la inauguración el próximo lunes de la exposición "Argentina. Lo que la noche le cuenta al día", en el Pabellón de Arte Contemporáneo (PAC), donde se verán algunas de las obras más importantes de arte argentino de los últimos 50 años, como "La civilización occidental y cristiana" de León Ferrari, registros de "El Partenón de libros prohibidos" de Marta Minujín así como otros trabajos ligados en todos los casos a diversas formas de violencia.

"A través de esculturas, instalaciones, fotografías, videos y performances, el proyecto curatorial se desarrolla en torno a tres ejes: la ironía, la literalidad y la cita. Un recorrido heterogéneo que pretende narrar y poner de manifiesto los múltiples matices y las múltiples formas de expresión de un país que durante años fue el principal destino de las grandes migraciones europeas", se lee en las redes sociales de este museo de la Comuna de Milán, donde varios de los artistas ultiman detalles del montaje de su obra en sala, como Eduardo Basualdo o Juan Sorrentino, quien mostrará un nuevo trabajo realizado en colaboración con GAMeC de Bérgamo, donde realizó una residencia de más de un mes.

Curada por el argentino Andrés Duprat -director del Museo Nacional de Bellas Artes- y el italiano Diego Sileo -director artístico del PAC-, la muestra toma su título de la novela homónima de Héctor Bianciotti (argentino radicado en Francia), que narra la historia de una familia de piamonteses que se muda a un lugar perdido de la pampa argentina, donde intenta superar la atávica pobreza que los arrancó de su Italia natal, en un ambiente de áspera dureza por sobrevivir.

Se trata de una mega exposición que reunirá importantes obras de distintos períodos, de más de veinte artistas argentinos -entre ellos Liliana Maresca, Leandro Erlich, Lucio Fontana, Ana Gallardo, Alberto Greco o Graciela Sacco- en uno de los más destacados espacios de Milán: el Padiglione d'Arte Contemporanea (PAC) que ha sido la primera arquitectura en Italia concebida expresamente para presentar arte contemporáneo.

"No es una muestra histórica pero sí es una muy buena representación del arte argentino contemporáneo. Nuestra idea fue poner el foco en producciones que de alguna manera abordan la idea de la violencia, en distintas aproximaciones, en algunos casos de manera más sutil y en otros, mucho más subrayada", había dicho a Télam el curador Andrés Duprat, a poco del anuncio oficial de la misma.

Casi la totalidad de este museo ubicado en via Palestro, junto a la Galleria d'Arte Moderna y frente a los jardines públicos Indro Montanelli, estará dedicado a albergar las obras argentinas: "Situaciones y actitudes que van más allá de la coyuntura y se instalan en una pregunta sobre el futuro y qué batallas sociales librar, en Argentina y en el resto del mundo. Un proyecto heterogéneo que también intenta narrar y poner de manifiesto los múltiples matices y formas de expresión de un país que durante años fue el principal destino de las grandes migraciones europeas", dijeron desde el PAC en un comunicado.

El recorrido -un conjunto de 22 artistas argentinos de distintas generaciones- abarca obras realizadas a lo largo de los últimos 50 años, donde se destaca por ejemplo la impactante escultura "La civilización occidental y cristiana" (1965) del maestro León Ferrari (1920-2013), una pieza monumental y siempre actual que muestra un avión de la Fuerza aérea estadounidense con una imagen de Cristo crucificado sobre él. Un rasgo indeleble en la producción de este artista -exiliado en San Pablo durante la dictadura cívico militar- fue su permanente defensa de los derechos humanos.

Se destacan trabajos como por ejemplo "En el sexto día" de la artista argentina Alessandra Sanguinetti; "Doscientos pesos fuertes" de Cristina Piffer -cuya obra pretende reflexionar sobre las tensiones existentes entre el discurso oficial y las voces silenciadas de los protagonistas de diversos episodios de la historia argentina del siglo XIX- y "Caníbal" de Ana Gallardo. Pero también se verán las producciones "Atrapasueños IV" de Miguel Rothschild; "Estudio de tensión" de Nicolás Robbio; "Alumno moderno" de Eduardo Basualdo y "Precipitar una especie" de Matías Duville, entre otros artistas.

De la reconocida artista Marta Minujín, quien viene de inaugurar una escultura inflable monumental en el Times Square de Nueva York, se exhibirán los registros en fotografía y video de su famoso "Partenón de libros prohibidos", obra participativa de 1983 que realizó en los días previos al regreso de la democracia, un homenaje a la acrópolis de Grecia, recubierto por 20 mil libros que habían sido prohibidos durante la última dictadura cívico-militar.

Por otra parte, el público italiano se encontrará con la serie de fotografías "Maresca se entrega todo destino", que Liliana Maresca realizó en 1993 y publicó en la revista El libertino, una performance con la que no solo puso el cuerpo en primer plano como un producto más para ser consumido como una mercancía, sino que cuestionó los formatos y nociones tradicionales de circulación de la obra. Allí se verá además la icónica pieza "Bocanada" de la santafesina Graciela Sacco (1956-2017), una serie de afiches pensados como interferencias en el espacio público que muestran en primerísimo plano bocas abiertas, de grito, de bronca, de hambre.

Una de las obras significativas de la muestra, "Ceremonia nacional", de Adriana Bustos, es una videoinstalación que se compone de dos proyecciones yuxtapuestas comparadas: de un lado, un fragmento del documental Olympia, de 1938, en el que se repasan los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, inaugurados por Adolf Hitler; y del otro, un fragmento de la ceremonia inaugural del mundial de fútbol del año 1978, en plena dictadura cívico-militar, con Jorge Rafael Videla. Impresiona la similitud de sus estructuras formales y estéticas.

En las distintas obras, dice Duprat, "la violencia no es literal" y menciona por ejemplo la famosa pintura "Concepto espacial" (Concetto spaziale) de Lucio Fontana, quien en los años 60 tajea sus lienzos para representar la búsqueda de la tercera dimensión en la pintura. "Esos cortes, esa acción de rasgar la tela, es también un acto de violencia", explica el curador sobre la obra incluida en la exhibición, cuyo inicio habrá que encontrarlo antes de ingresar al museo, frente a la fachada, donde Leandro Erlich colocará -tal como hizo en el Malba- un cartel inmobiliario "En Venta" (en italiano) que otra vez promete generar polémica.

Una impresionante performance de la coreógrafa Mariana Bellotto y el Grupo Performático Sur, con bailarines en escena que interactúan con inmensas barras de hielo, una experiencia sensorial extrema en cada mojadura y en cada ardor, dará por inaugurada la muestra "Argentina. Lo que la noche le cuenta al día", que permanecerá abierta al público hasta el 11 de febrero de 2024 en el Pabellón de Arte Contemporáneo (PAC).

La muestra incluirá también obras de los artistas Jorge Macchi, Liliana Porter, Mariela Scafati, Adrián Villar Rojas, Tomás Saraceno y Alberto Greco (1931-1965).

(Télam)