Para Julián Gorodischer éste es "un momento complicado para las revistas en papel", un formato que "construye un universo de jerarquías, omisiones e impacto con una identidad de lectura" diferente a la que puede construir un medio digital.

Sobre el trabajo de investigación que hizo con revistas y diarios de la época para escribir la novela " Claudia vuelve" y sobre la actualidad de las revistas en papel también habló con Télam.

-Télam: ¿Qué te sorprendió de los materiales periodísticos que encontraste en tu investigación?

-Julián Gorodischer: Hubo dos grandes búsquedas: una tuvo que ver con materiales de Claudia y otra con diarios de época como La Razón, La Opinión, La Prensa. Me sorprendió mucho que Claudia fue la gran vidriera de la introducción del psicoanálisis de masas, de la mano de Eva Giberti y de otros y que tenía mucha jerga 'psi'. Después me sorprendió, dentro de su clasismo, la elegancia de sus páginas, cómo estaban editadas, cómo la sección de moda tiene presencia de dossier: páginas y tamaño grandes, notas extensas. Biografías y textos de viaje, como lo de Olga Orozco, de más de 12 páginas. Pude asistir a criterios de lectura totalmente disímiles a los de hoy, donde prima lo breve y fragmentario antes que la inmersión en un tema. Con respecto al contexto me sorprendió mucho la cantidad de información, muchísimo más texto, menos presencia de imagen, mucho sobrentendido, muchísima ingenuidad en los planteos políticos, mucha nota armada, mucha nota posada de políticos, muchos discursos antisubversivos que solo habilita la época previa a la dictadura. También mucha liviandad en el tratamiento de la violencia. Muchas notas sobre aparición de muertos sin culpables, se da por sobrentendido que hay una fuerza oscura que está accionando y no hay grandes preguntas sobre esa violencia.

-T: ¿Cómo se están resignificando los consumos de revistas hoy?

-J.G: No estamos en el mejor momento de las revistas de papel, creo que se va consumir en formatos digitales. Lo más parecido al consumo de una revista en papel es cuando podes ver un PDF o la reproducción de una revista con sus páginas y sus hojas. Es importante tener conciencia del universo además del texto que podés ver en el medio digital. El papel construye un universo de jerarquías, omisiones y de impacto con una identidad de lectura que no se replica en un medio digital, porque es un flujo continuo, no acota sus límites. No soy tan optimista. Veo, como colaborador de un medio en papel clásico, que muchas veces mis textos salen primero en digital que en papel, algo que explicita cuál es el soporte hegemónico y cuál es el satélite. Hace dos décadas era al revés. (Télam)