Doscientos años después de los aportes que el historiador francés Jean François Champollion hizo al desciframiento de la escritura jeroglífica, la Biblioteca Nacional de Francia inaugura mañana en París "el año Champollion" con una exposición que muestra el ingenio del lenguaje creado en el antiguo Egipto en el marco de las celebraciones por el bicentenario de este descubrimiento.

Jean-François Champollion, conocido en la historia universal como "el padre de la egiptología", comprendió en septiembre de 1822 el significado de la escritura jeroglífica. Con motivo del bicentenario de este hallazgo, la Biblioteca Nacional de Francia François Mitterrand de París presentará hasta el 24 de julio la "Carta al Sr. Dacier", en la que el investigador argumenta su descubrimiento y marca un hito en la historia de la filología.

Además, la Biblioteca exhibirá dos reproducciones de la Piedra de Rosetta, una estela grabada en tres idiomas, incluidos los jeroglíficos y el griego: una será en formato de grabado y otra de molde, ya que la original se encuentra en el Museo Británico. Esta piedra fue clave para la posterior comprensión de la escritura jeroglífica, ya que fue entregada una copia a Champollion para que avanzara en las investigaciones que ya habían hecho otros eruditos y aficionados por Egipto como Thomas Young, quien fue el primero en darse cuenta que algunos de los jeroglíficos representaban los sonidos de un faraón llamado Ptolomeo.

"Champollion el Joven", apodo que se utiliza para diferenciarlo de su hermano mayor Jacques-Joseph (otro intelectual), era un apasionado de los idiomas. En esta oportunidad, se expone un manual el latín a partir del cual él estudió chino. El historiador estudió también el hebreo, el árabe, el siríaco, el arameo, el caldeo, el amárico y el persa, entre otras lenguas orientales que atrajeron su curiosidad. "Dominó todos los estados de la lengua egipcia, comenzando por la escritura hierática, que se usaba en los papiros" , subraya Hélène Virenque, una de las curadoras de la muestra, en diálogo con el diario Le Figaro.

Después de 1822, Champollion se preocupó por la transmisión y la publicación de sus descubrimientos. Así fue que escribió una gramática y un diccionario de escritura faraónica, enseñó en el College de France y tuvo un rol importante como curador de Antigüedades egipcias en el Museo del Louvre.

"Como siente que su salud empeora, quiere poner todo su trabajo en orden. Y lo hizo bien: murió joven, a los 41 años. No solo encontró una letra. Le devolvió la vida a todo un idioma ", explica Vanessa Desclaux, otra de las curadoras.

"Dos siglos después, vemos lo poco que se equivocó Champollion. Él hace estos descubrimientos. Y nunca se deja encerrar en un problema, tiene intuiciones que serán útiles para los demás ", señala la directora honoraria de Antigüedades Egipcias del Louvre, Guillemette Andreu-Lanoë.

La exposición también exhibirá un texto literario llamada papiro de Prisse (por el nombre de su descubridor, otro egiptólogo francés), el más antiguo que ha recibido la Biblioteca Nacional, en una escritura egipcia antigua y hierática que data de alrededor de 1800 a.C.

"El año Champollion" estará marcado en Francia por una reunión de especialistas en la Biblioteca Nacional de Francia del 16 al 20 de mayo. Además, está prevista otra exposición en el Louvre Lens (Pas-de-Calais) a partir del 28 de septiembre. Y en la ciudad natal de Champollion, Figeac (Lot) donde hay un museo, se realizarán varios eventos culturales y artísticos a partir de mayo. (Télam)