(Por Leila Torres) .- Los bookfluencers, jóvenes que comparten su amor por los libros a través de las redes sociales y tienen un alcance en muchos casos de centenas de miles de seguidores, compartieron una charla apasionada sobre literatura, escritura y la circulación de contenidos literarios en Internet, en la sala José Hernández de La Rural, en una nueva jornada de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

"Volvimos con mucha fuerza y con muchas ganas de ver gente", dijo Cris Alemany, editora, autora y coordinadora de Actividades Juveniles de Fundación El Libro, para darle inicio al encuentro y pidió al público que aplaudiera fuerte. "Se tienen que enterar a 10 kilómetros que acá está la ´Movida juvenil´", agregó la coordinadora y el encuentro se desarrolló en un clima cálido y festivo a sala desbordada, con personas que tuvieron que disfrutarlo y seguirlo desde afuera, en una gran pantalla.

Los bookfluencers se ubicaron uno a uno al fondo del escenario, formando una hilera de colores vibrantes y llamativos. Muchos de ellos sostuvieron celulares y filmaron historias y sacaron "selfies" en el momento. El público lector aplaudió con fuerza y lanzó gritos y comentarios como "te amo" a sus figuras influyentes.

Luego de la presentación grupal, se dio inicio al primer panel, dedicado a debatir las experiencias de lectura que surgen a partir de la obra del autor estadounidense Rick Riordan, conocido por la saga "Percy Jackson". Entre sus libros más renombrados se encuentran también los que conforman "Las crónicas de Kane" y "Las pruebas de Apolo". Ubicadas en dos sillones y con una mesa ratona en el medio, las bookfluencers Anto Romano, Naty Beroiz y Sofía Mascaró dieron sus opiniones sobre los libros de Riordan, un éxito de la literatura juvenil y que este año participará en la adaptación audiovisual de "Percy Jackson".

Romano, en Instagram @hijadeposeidon, fundó una "fan page" del universo de Riordan y su creación enseguida tuvo una popularidad masiva en la web. La joven se enteró de la existencia del autor porque la recomendaban insistentemente en Twitter. Para ella, los libros fueron "un viaje de ida. Tengo leídos todos sus libros, todas sus sagas, estoy un poco mal de la cabeza, ese señor me destruyó", bromeó.

El fanatismo por este autor se extiende y desparrama al fanatismo por los libros en general y el placer de leer. "Me pareció la joya más tierna, necesité después que todo el mundo la leyera", dijo Mascaró. Las risas, en la lectura y en el encuentro abundaron. Cuando Alemany preguntó a los presentes cuántas personas habían leído algún libro del autor, más de cincuenta manos se alzaron.

Por su parte Beroiz, licenciada en Edición, responsable de Zona Muggle by "HarryLatino" (su casa de "Harry Potter" es "Slytherin") y blogger desde 2014 en "Khaleesi Geek", espacio que mutó a "Palta, papel o tijera", pidió permiso para "ser un poco mala" y lanzó que, para ella, "la primera saga está mucho mejor escrita".

Beroiz comparó la obra de Riordan con el "Señor de los Anillos", de J.R.R Tolkien, y dijo que, en contraposición, su mundos "son simples" y que "se aboca más a la acción que a desarrollar profundamente los personajes, algo que sí pasa al final de la saga".

El segundo panel estuvo integrado por Dewars Bracho, Mariela Fernández, Calu Dente y Karen Fernández, que reflexionaron sobre los ataques a la literatura infantil juvenil. ¿Qué prejuicios hay hacia los jóvenes que leen?¿Qué libros es válido que seleccionen y cuáles no son considerados literatura?¿Por qué leen los jóvenes: para aprender o para divertirse?

Fernández, diseñadora de indumentaria, librera y bookfluencer cuestionó que los clásicos sean libros que los jóvenes tengan que leer si o sí y señaló que "hay etapas en las que una quiere leer literatura juvenil, después habrá un punto donde una quiera leer clásicos y, a lo mejor, después se aburra y vuelva a la literatura juvenil. Y a eso hay que respetarlo".

Dente, creadora del canal de Youtube "Mi mundo está en tus páginas", se quejó de que "muchos padres" parecen "más interesados" en una "supuesta calidad" de lo que sus hijos leen, que en que ellos "elijan" lo que "les haga bien". "Viene bien leer cualquier cosa, mientras esté bien escrita", aseguró Dente.

En muchos casos, los libros de literatura juvenil tienen reversiones de clásicos que invitan a jóvenes a acercarse a historias como "Don Quijote". "Hay un montón de personas que se fascinaron con 'Frankestein' y se enamoraron de las historias. Todo, todo suma", agregó Fernández, bookfluencer y además locutora y periodista.

"No solo estamos leyendo para instruirnos, a la vez nos divertimos", señaló la comunicadora tucumana. En ese sentido, Bracho, el bookfluencer venezolano, objetó que "critican a los libros pero no a la TV" y acotó que las personas "siempre critican" y que, por lo tanto, "hay que seguir leyendo de todas formas", porque "eso es lo importante".

Los bookfluencers tienen un papel destacado en el ámbito literario a la hora de contagiar la lectura e incentivar a otros jóvenes a ocupar este rol. Muchos de los presentes en la Sala José Hernández comenzaron a leer gracias a recomendaciones que encontraron en las redes sociales de los influencer literarios.

Cuando Alemany consultó quiénes comparten contenido literario en sus redes sociales y quiénes aspiran a ser reconocidos en ese sentido, se sorprendió con la cantidad de manos levantadas. "¿Qué consejos le darían a esta generación de nuevos "bookfluencers"?, preguntó a los integrantes del panel.

"Lo importante es leer, así que lean y compartan con gente que les guste lo mismo. No se dejen apurar. Vayan a su tiempo, leyendo según sus intereses", sugirió Bracho. Para Calu lo más importante estaba en "las ganas genuinas" de hacerlo, sin buscar algo a cambio.

Sobre el "hate" (comentarios y mensajes negativos y de odio que envían las personas a los creadores de contenido a través de la plataforma), que se recibe a menudo en las redes sociales, Mariela aconsejó "responder con altura y no dar bola. Cuando el ´hate´ viene de un familiar, es más difícil pero si viene de alguien de Internet eliminan el comentario y se olvidan".

Calu agregó que no hay que perder de vista los aspectos positivos de las comunidades lectoras: "es una locura todo lo que generan los libros, lo positivo que son para gente que se siente muy sola. Descubren un mundo nuevo donde pueden encontrarse con otros, llegar a eso es una locura"

"Bookfluencers que publicaron libros", fue la propuesta del panel integrado por el entrerriano Maximiliano Pizzicotti, que emepzó escribiendo historias en el altillo de su casa y años más tarde se mudó a Córdoba para asistir a la universidad. En 2016, dio una charla en la Feria del Libro como "bookstagrammer", después de ganar un concurso para hacerlo.

"Pasé por todos los cursos con una lámina pidiendo que vayan a darle 'me gusta' a una publicación mia. Ganar fue inesperado, pensé que no había llegado a la final. Fue hermoso -recordó-. Ahora pienso en cuánta consistencia tuve para estar siempre trabajando, leyendo, escribiendo, llego acá y me doy cuenta de que vale cada minuto".

Victoria Resco, de apodo "Tori", participó de la charla con su libro "Reino de papel". Sus primeros pasos los dio en Wattpad, una aplicación para publicar textos libremente y escribió su primera novela durante la cuarentena porque tenía "tiempo de sobra".

"Me enamoré del proceso de escritura. Quería sentarme a escribir para que lo leyeran tres gatos locos en Wattpad. No pensé que iba a haber gente que lo leyera y apreciara mis palabras", recordó Resco.

Cuando Almany le informó sobre la cantidad de ventas de su libro y visualizaciones en Wattpad, de las cuales la escritora no estaba enterada, rompió en llanto. "Te amamos Tori", gritó alguien del público y una multitud la aplaudió enérgicamente.

Para Matías G B es su tercera experiencia publicando. En 2015 fue el primer "Bookstragammer" de la Feria del Libro. Empezó a escribir de chico, hasta tenía una novela en borrador llamada "El poseedor del secreto", cuya historia ,según él, "no tenía mucho sentido" pero no por ello, le quitaba importancia: "tenía la tapa y la contratapa diseñada en Power Point", recordó entre risas.

Su primer libro fue "Erase una vez…", una antología que rehúne libros de diferentes influencers literarios. La segunda publicación, "Esos raros relatos nuevos", es un libro de cuentos donde, para Alemany, Matías escribió "un cuentazo". Además, el Ministerio de Educación compró por miles de ese libro para darlo en las escuelas y fue elegido para el Premio Nacional de la Lectura.

El último integrante del panel de escritores fue Álvaro Garat. "No era mi plan escribir un libro, un día partícipé de una charla de poesía porque faltaba un lugar y eso terminó en una conversación con la editora para hacer un poemario", contó Garat, en Instagram @alvinbooks, donde tiene 13 mil seguidores.

"¿Qué consejos les darían a quien quiera escribir?" Pizzicotti dijo que cuando escribe "busca respuestas". Para Resca es importante "saber a dónde dirigís tu historia y a donde querés dirigir al lector". Garat sugirió: "Hay que leer mucho. Los libros nos dan palabras, nos enseñan a usarlas. Escriban, sigan probando. No se encapsulen, conviertan lo que quieran escribir en lo que les haga bien". (Télam)