Una muestra interactiva que recorre la influencia entre el océano, nuestra forma de vida y el impacto ambiental, y cuenta con instalaciones, videos y audios, en cuya organización participaron científicos argentinos, se exhibe en el Centro Cultural de la Ciencia (C3), en una superficie de 450 metros cuadrados.

La exhibición "Océano. Volverse Azul" propone una transformación cultural desde la valoración y el cuidado del agua presente en más de dos tercios de la superficie del país en el Mar Argentino y el océano Atlántico Sur.

Organizada en los ejes conceptuales cambio climático, contaminación, biodiversidad y dimensión humana, la exposición se plasma en 20 dispositivos digitales y analógicos, y busca generar discusiones ambientales, así como la respuesta del público y las posibles acciones que favorezcan la preservación del planeta, señalaron los organizadores.

La actividad propone un recorrido para que el público experimente su vínculo con el océano y se sumerja en una transformación cultural que promueve el C3, a través de veinte dispositivos en los que se combinan texto y videos.

Los dispositivos que componen la muestra están integrados por "Biblioteca Azul", donde a través de imágenes los públicos de distintas generaciones son invitados a evocar recuerdos y sentimientos sobre el mar.

En ese sentido, se sorprenden, descubren y conversan acerca de su vínculo con el océano a través de objetos cotidianos tan diversos como la sal marina, los billetes de 50 y 200 pesos, una red de pesca, un paraguas, fertilizantes agroquímicos o una lata de dulce de batata.

Click to enlarge
A fallback.

En "El mar como territorio", caminando por encima del mapa bicontinental gigante de Argentina en el cual la Antártida se muestra en su real proporción con relación al continente, al mar y a las Islas, los públicos pueden identificar la inmensidad del territorio marítimo nacional.

"A buen bosque vas por algas" propone explorar, junto a científicos, buzos y algueros, las costas de la Patagonia, para sumergirse en el mundo secreto de las grandes algas, sorprenderse ante su monumental tamaño y descubrir su rol en la lucha contra el cambio climático y como reservorios de biodiversidad.

En "La mar no estaba serena" se invita a los visitantes a percibirse como parte de la transformación del planeta y, el ciclo del agua afectado por el cambio climático es la excusa para visibilizar nuestra fragilidad y asumir la responsabilidad de las actividades humanas en la crisis climática actual.

Otro de los dispositivos, "Con el agua al cuello", exhibe seis especies que sufren los efectos del cambio climático en el Mar Argentino e invita a observarlas, explorarlas y constatar sus impactos negativos sobre la pesca y los ecosistemas marinos. Además, da cuenta de los proyectos de investigación científica que estudian estos impactos en Argentina.

En "Llegar a buen puerto", a partir de una videoinstalación se espera que el público se informe sobre el enfoque ecosistémico de la pesca y la importancia del consumo del pescado. Además, podrá conocer el impacto sobre los ecosistemas marinos de la sobrepesca de la merluza en el Mar Argentino.

Con la instalación "El océano se queja en las costas" se visualiza que el Mar Argentino no está mayormente contaminado en su totalidad sino en algunos pocos lugares (entre los que se destacan cuatro) donde se destaca la concentración de contaminantes asociados a las actividades humanas.

El dispositivo "Aguas inquietas" presenta el problema de la contaminación por plásticos y su impacto negativo en el ecosistema marino y humano.

"Con rumor de fondo" se invita al público a escuchar los sonidos subacuáticos de tres especies de ballenas del Mar Argentino, a identificar las diferencias entre ellas y a conocer la importancia de la investigación científica asociada a los sonidos del mar.

"En la cresta de la ola" es una producción audiovisual que relata las tareas diarias y los saberes asociados a las campañas oceanográficas que son la base de la investigación científica en el mar.

El dispositivo "#VolverseAzul" invita a "pintarse" de azul y sacarse fotografías para expresar la metáfora de la transformación cultural en la que repensemos nuestra relación con el océano para construir el futuro que queremos.

El C3 trabajó en el diseño de la exhibición desde 2019, en conjunto con la Iniciativa Pampa Azul, científicos y científicas de todo el país y la colaboración de organizaciones e instituciones afines a la temática.

La exhibición puede visitarse viernes, sábados y domingos de 14 a 18, en Godoy Cruz al 2270, del barrio porteño de Palermo con reserva previa en www.ccciencia.gob.ar. (Télam)