La primera novela de María Dueñas "El tiempo entre costuras" fue publicada en 2009 y se convirtió rápidamente en un éxito literario que traspasó el formato del papel y en 2013 fue adaptado a una serie dramática española con la actuación de Adriana Ugarte como protagonista.

Además, en el 2021, se adaptó en un formato de musical que se presentó en ciudades de España como Valencia, Las Palmas de Gran Canaria, Santa Cruz de Tenerife y Madrid y Sevilla, acompañado de excelentes críticas.

La novela editada por Planeta narra la historia de Sira Quiroga, una joven modista que deja atrás Madrid poco antes del inicio de la guerra civil española para instalarse en Tánger, una ciudad de Marruecos, con un hombre del cual se enamora rápidamente sin imaginar el giro definitivo que daría su vida en tan poco tiempo.

-T.: ¿Qué características considerás que tiene la novela que hace que llegue a tantos lectores?

-M.D.: Lo que sé es por lo que me cuentan los propios lectores y al final no hay una respuesta única. Son una mezcla de muchas cosas. Está el contexto histórico y geográfico del momento: la presencia de España internacional, por ejemplo en el norte de Marruecos, las historias de espionaje y de servicios secretos en España durante la posguerra. Todo eso es conocido en historia pero no había sido tan tratado en narrativa, en ficción contemporánea. También me hablan muchísimo de la protagonista, que es un personaje con una enorme carga de humanidad entonces eso hace que los lectores sientan una gran empatía por ella, porque no nace con inspiraciones de heroína sino todo lo contrario; es una chica humilde sin grandes ambiciones. La vida la machaca y ella con su coraje y fuerza se reconstruye, eso genera un atractivo en los lectores. Me hablan también de que son novelas muy fluidas, pasan muchas cosas que llevan al lector por vericuetos inesperados y cuesta trabajo dejar de leer. Luego, me hablan también de mi estilo fluido.

Una de las cosas de las que más satisfecha estoy es que tengo un amplio abanico de lectores de todo tipo, desde los menos exigentes a los super exigentes. El público es multigeneracional y variado: hombres que leen y señoras que empatizan porque ellas fueron usureras de jóvenes hasta chicas de veinte años que se enamoran del personaje.

-T.: "El tiempo entre costuras" fue adaptado a serie y recientemente a un musical, ¿cómo fue el encuentro con estos nuevos formatos de tu obra?

-M.D.: En su momento las dos opciones me sorprendieron. Para "El tiempo entre costuras" hubo muchas propuestas y muy distintas. Algunas proponían una película, otros una miniserie de dos o tres capítulos. Al final, fue una serie más amplia, fueron 17. Creo que finalmente nos quedamos con esta opción porque es un libro muy extenso y hacerlo en un formato más pequeño habría implicado mutilar partes entonces yo creo que la decisión resultó muy exitosa. Los productores fueron muy cómplices y además trabajé con los guionistas, con lo cual estuve implicada. Fueron muy respetuosos con la novela que era lo que quería, no exigía para nada que estuviera todo lo que yo había escrito pero sí que estuviera la esencia del libro. El musical me sorprendió más porque duraba dos horas pero ahí sí fueron capaces de concentrarlo todo muy bien. Fueron muy respetuosos también, me mantuvieron al tanto de todo el proceso. El resultado ha sido magnifico, así que me siento muy bien, contenta. (Télam)