El escritor español Juan Manuel Gil ganó el 63º Premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral, valorado en 30.000 euros, con su novela "Trigo limpio', una obra que según el jurado que lo consagró ganador "narra con asombrosa agilidad y desde el humor la fascinación por la infancia perdida en un barrio periférico, así como la naturaleza de la fabulación literaria a través de pasadizos que conectan las lecturas que todos llevamos dentro".

El anuncio fue dado a conocer hoy por el jurado, integrado por Pere Gimferrer y Elena Ramírez de Seix Barral; la escritora Olga Merino; la ganadora del Biblioteca Breve del año pasado, Raquel Taranilla; y por primera vez, el escritor Enrique Vila-Matas, quien tuvo unas palabras de recuerdo para el fallecido Juan Marsé -ganador del premio en 1966- a quien definió como "uno de los pocos hombres enteros que he conocido".

Gil (Almería, 1979), es profesor y autor de "Guía inútil de un naufragio" (2004), "Inopia" (2008) y "Mi padre y yo. Un western" (2012). Fue premio Andalucía Joven de Poesía y formó parte de la primera promoción de becados de la Fundación Antonio Gala.

"El deseo -explicó el autor- era escribir un libro sobre la fascinación que siempre ha despertado la literatura en mí; siempre me ha seducido el poder de la palabra colocada en el orden y en el momento adecuados. Creo que desde niño fui consciente de que la fabulación era una especie de máquina que hacía posible la emoción en cualquier momento y en cualquier lugar. Para mí era lo mismo que hablar de magia".

El narrador de "Trigo limpio" es muy parecido al propio autor y está jugando al fútbol, durante un verano de su infancia, "cuando salta una verja y rompe a correr por la pista de un aeropuerto, justo en el momento en que un avión se dispone a aterrizar", según el resumen de prensa.

Tiempo después de aquel frenético incidente que cambiará sus vidas, su amigo Simón, al que le había perdido la pista, le escribe un correo electrónico preguntándole: "¿Por qué no escribes sobre nosotros?". En un mensaje posterior, Simón se arrepiente de su propuesta y el narrador intentará descubrir por qué.

Gil escribió la novela en plena pandemia, durante la que además fue padre. "Siento algo parecido a lo que debe sentir un astronauta en su primer paseo espacial", confesó el autor, quien además agradeció el galardón a su madre, "quien desde muy pequeño me ha mantenido a salvo de otras dimensiones, cortes de digestión y traficantes de órganos", bromeó.

En la novela nada es lo que parece. Narrador, autor y personaje se confunden y las fronteras entre lo real y la ficción no están muy claras. "Para mi la suma de verdades conectadas hacen una ficción nueva, no una mentira", precisó Gil.

El premio, al que concurrieron 967 originales, está dotado con 30.000 euros. El jurado estuvo compuesto por Enrique Vila-Matas, Raquel Taranilla, Pere Gimferrer, Olga Merino y la editora Elena Ramírez. (Télam)