Obras de Antonio Berni, Benito Quinquela Martín, Juan Carlos Castagnino, Raúl Soldi, Guillermo Roux y Vito Campanella, entre muchos otros, forman parte de la subasta on line organizada por la galería argentina Witcomb, que finalizará el domingo próximo.

Se trata de una subasta organizada por la galería más antigua del país, fundada en 1868, y consta de 77 piezas, en su gran mayoría cuadros, pero también algunas esculturas de artistas como Antonio Pujia, Marta Minujin, Carlos Páez Vilaró y Fabián Galdamez.

Bajo el título "Grandes Maestros clásicos y contemporáneos", se puede participar hasta el domingo a las 20 ingresando a https://witcombsubastas.com.ar/.

Entre muchas obras, se puede encontrar "Elevadores", de Benito Quinquela Martín; "Maternidad", de Juan Carlos Castagnino; "Ivonne", de Carlos Alonso; "Serie Juanito Laguna", de Antonio Berni; "Primeras modulaciones 3", de Julio Le Parc; "Unicornios salvajes", de Vito Campanella; así como pinturas o dibujos de Spilimbergo, Paternostro, Cogorno, Nigro, Presas, Noé, Torres Agüero, Venier y Soldi.

A su vez, el 13 de septiembre, comienza "Grandes maestros de la pintura argentina", también en la nueva web de Witcomb, donde a diferencia de la subasta, se trata de una venta ante la primera oferta recibida. En ese caso se trata de un precio fijo, sin puja por cada obra.

"En los días difíciles que hemos vivido y que aun estamos transitando, el arte se ha convertido en algo importante y hasta en una necesidad para muchos argentinos. Al estar mucho tiempo en el hogar, surgió la necesidad de embellecer el lugar en donde uno transita su día a día. De esa manera, hemos visto mucho interés, tanto por artistas consagrados como jóvenes", señaló Jorge Calvo, titular de Galerías Witcomb, a través de un comunicado de prensa.

Esta galería comenzó siendo un taller fotográfico fundado en 1868 por Alejandro Witcomb, quien retrató la vida de Buenos Aires desde todas las miradas, llegando a ser el taller más tradicional de nuestro país, en 1971, luego de más de 1900 muestras, cerró sus puertas, y en 2010 fue Calvo quien tomó el legado de difundir el arte argentino, a través de los artistas consagrados y las jóvenes promesas y reabrió sus puertas.

(Télam)