El arte latinoamericano y la variedad y la impronta de sus artistas se hacen sentir en algunos de los museos más importantes de Nueva York, como el MoMa o el Guggenheim y también en centros como el Rockefeller o en plazas emblemáticas y, a partir de obras que dan cuenta de la inmigración, la cosmovisión indígena, el feminismo o el medio ambiente, insinúan un gesto estético de aceptación y reconocimiento a una comunidad que representa el 35% de la población neoyorquina.

"Estamos interesados en lo artistas y diseñadores que revelan historias ocultas", explicó a la agencia de noticias AFP Suzanne Wu, la curadora de la exposición de la plataforma mexicana MASA, que se ha adueñado del Rockefeller Center durante el último mes y medio.

Casi un siglo después del frustrado proyecto "Hombre en la encrucijada" del muralista Diego Rivera para el Rockefeller Center, esta plataforma de la capital mexicana que expone por primera vez en Nueva York explora el intercambio creativo e intelectual entre México y Estados Unidos.

Algunas de las temáticas más desarrolladas por los artistas latinos establecidos en Estados Unidos son la inmigración, la cosmovisión indígena, el feminismo o el medio ambiente.

Es el caso del salvadoreño Guadalupe Maravilla, que cuenta con dos exposiciones: una en el Museo de Arte Moderno (MoMa) y otra el Museo de Brooklyn. O el caso de la chilena Cecilia Vicuña, que expone en el Guggenheim.

Para Pablo León de la Barra, curador de pintura latinoamericana del Guggenheim, el "fenómeno" se explica por los "contextos difíciles de los que proceden, o que son una minoría en Estados Unidos". "Es hora de que las instituciones empiecen a reconocerlo y reduzcan las asimetrías en la programación de exhibiciones, de personal y estructuras de poder", dice León de la Barra a AFP.

"Esta oferta se corresponde con una distribución demográfica donde la presencia de los latinos es cada vez más importante no solo en la ciudad, sino en todo el país", analizó ante la consulta de la misma agencia Aimé Iglesias, directora y curadora de Artes Visuales de American Society.

Los 62,3 millones de latinos que viven en Estados Unidos, en 2020 representaban el 19% de la población del país. En la década del 60, Nueva York se convirtió en nuevo centro de arte internacional experimental en detrimento de París, y en esa misma sintonía la presencia de artistas latinoamericanos empezó a crecer en la capital financiera de Estados Unidos y tanto el MoMa como el Guggenheim empezaron a acoger exposiciones de artistas latinos. Este último incluso tenía un programa de becas, del que se beneficiaron artistas

Sin embargo, los especialistas aseguran que no se trata de un fenómeno únicamente en Nueva York. También ocurre en Los Ángeles, Miami, Chicago, Houston o Dallas, ciudades con una fuerte presencia migratoria procedente del sur de Río Grande. (Télam)