El diseñador catamarqueño Cristián Mohaded, que viene de protagonizar el envío argentino a la Bienal de Diseño de Londres con su obra "Monte Abierto", expondrá algunos de sus trabajos en una muestra que bajo el título de "Territorio Híbrido" se exhibirá a partir del 12 de noviembre en el Museo Nacional de Arte Decorativo y ofrecerá más de 20 obras que se caracterizan por la utilización compleja de materias primas trabajadas con maestros artesanos de las distintas regiones de la Argentina.

En su segunda muestra individual -la primera fue a principios de año en la Galería Praxis- el artista presentará piezas de autor producidas especialmente para esta exposición que con curaduría de Wustavo Quiroga propone actualizar una idea pionera de Ignacio Pirovano (París, 1909 - Buenos Aires, 1980) que apunta a trazar un estilo argentino basado en las cualidades distintivas de las regiones del país.

Pirovano, quien fuera el primer director del Museo Nacional de Arte Decorativo entre 1937 y 1955, fue creador junto a su hermano Ricardo de la firma Comte, especializada en muebles y objetos de estilo y promotor del arte de vanguardia tanto en su rol de mecenas como de embajador cultural. Para esta firma trabajaron destacados autores como el decorador Jean-Michel Frank y el arquitecto Alejandro Bustillo.

Durante los 20 meses que demandó la concreción del proyecto, Mohaded recorrió más de 32.000 kilómetros a través de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Catamarca, Santiago del Estero, Tucumán, Salta y Jujuy.

En este recorrido, seleccionó diversas técnicas y materiales para sus piezas: tejido artesanal en telar criollo, soguería en el trabajo del cuero crudo de vaca y costuras en finos tientos de cuero de potro, trabajo de carpintería especializada con maderas nativas como el cedro moro misionero o el cardón de cactus caído, cestería en fibra de simbol catamarqueño, minerales como la mica, el granito

boreal y el ónix blanco.

Click to enlarge
A fallback.

Criado en Recreo, Catamarca, Mohaded (1980) estudió diseño industrial en la Universidad Nacional de Córdoba y ya recibido se mudó a Buenos Aires, desde donde trabaja como diseñador. En la actualidad reparte su tiempo entre la capital argentina y la ciudad de Milán (Italia), además de trabajar con conocidas firmas de mobiliario de otros países.

En junio pasado, el creador representó a la Argentina en la Bienal de Diseño que tuvo lugar en el Somerset House -uno de los grandes edificios históricos de la capital inglesa- con una obra que fundía lo artesanal y lo industrial a partir de un conjunto de piezas de cestería de distintos volúmenes que destacaban la plasticidad de la fibra extraída del simbol, una planta silvestre oriunda de la zona de los Valles Calchaquíes.

En el caso de "Territorio Híbrido", su objetivo fue retomar esta idea de un lenguaje de diseño argentino que permita reflejar la diversidad cultural y las capacidades productivas del territorio local para configurar una imagen comprensible de lo argentino desde una visión latinoamericana capaz de insertarse en un mercado global.

La exposición, que permanecerá abierta hasta el 6 de marzo, toma la planta completa del Palacio Errázuriz, donde funciona el Museo Nacional de Arte Decorativo, y se divide en módulos temáticos: al ingresar al edificio se encuentra Campo de Torres, una instalación de columnas monumentales en donde Mohaded se apodera del gran hall del museo, proponiendo un acercamiento sensitivo al paisaje de Catamarca, su provincia natal. A través de estas torres tejidas en cestería tradicional, el diseñador plantea una experiencia que invade los sentidos y permite al espectador sumergirse en la atmósfera de los valles y montes del norte argentino.

Por su parte, en el salón comedor del espacio se exhibirá la colección de piezas de diseño "Especies Híbridas", en la cual la decoración es reinterpretada a partir de una selección de muebles, objetos, textiles y luminarias. Y en el exterior del museo, el jardín es intervenido con una instalación modular de bancos que componen el "Jardín de Estrellas".

Estos elementos, basados en los prismas triangulares que establece Jean Michel Frank en su mesa Surprise, están dispuestos en el terreno como homenaje al italiano Francisco Salamone que pobló los campos de la provincia de Buenos Aires de construcciones art decó en los años 30. (Télam)