(Por Leila Torres) Bajo el lema "El hábito de crear mundos", arrancó anoche en el Centro Cultural Recoleta la quinta edición de la Bienal de Arte Joven, que ofreció en su apertura una oferta maratónica de música, teatro, danza, cine, performance, muestras visuales, literatura, diseño, DJs, como anticipo de las más de 100 actividades que hasta el domingo próximo convocarán a unos 500 artistas.

La fiesta de apertura sirvió también como marco para la presentación en sociedad de la nueva fachada del espacio creado por Clorindo Testa, Jacques Bedel y Luis Benedit: una impactante escenografía en azul eléctrico sobre la que se recortan dos figuras con cabeza de pájaro creadas especialmente por la artista y escenógrafa Renata Schussheim para esta quinta edición de la Bienal.

Impulsada por el Ministerio de Cultura de la Ciudad, la iniciativa se desplegará además del Centro Cultural Recoleta en diferentes puntos de la Ciudad como en el Beckett Teatro, Dumont4040, El Galpón de Guevara, Centro Cultural 25 de Mayo, Parque Saavedra, Parque de la Estación y Cine Cosmos, a los que se podrá asistir de manera gratuita.

Serán cuatro días para sondear los temas y registros en los que se sitúa las nuevas generaciones de creadores en distintas disciplinas artísticas. Una de ellas es el teatro, donde se destaca “Partida”, una obra de Renata Moreno presentada anoche que juega sobre los equívocos en torno a la partida de nacimiento de la autora y que resultó ganadora también en la Bienal de Santa Fe.

“En mi partida hay algunos errores: figura que tengo sexo masculino, que nací un día anterior y quince minutos después de cuando fue mi nacimiento real. Empecé a hacer una investigación de esos errores y descubrí que los cometió mi papá", señala Moreno, quien además señala la particular modalidad con la que esta obra se fue presentando: “Mi papá pierde la casa donde vivíamos por una deuda de juego, entonces decidimos presentar esta obra en casas de familia. Vamos rotando por diferentes casas de Buenos Aires”, cuenta.

La puesta en escena incluye unos veladores en el piso que también componen la iluminación, una mesa con objetos relacionados con la suerte y el azar: un gatito de la abundancia, una ristra de ajos y otros elementos. "Además, una silla y una capa, que utilizo en el momento más teatral, cuando me pongo la capa y digo un monólogo del personaje de Nina de la obra 'La gaviota' de Chejov”, acota.

El relato de la historia está guiado por la actuación unipersonal de la actriz, acompañada por imágenes que se proyectan a la par. “Es una búsqueda sobre mi identidad, que no está concluida”, advierte y agrega que a partir del trabajo empezó a hacer una serie de investigaciones. “Fui al Hospital de Clínicas donde nací, le hice cuestionarios a toda mi familia sobre el momento de mi nacimiento. Como el día que nací coincide con el día de la caída del muro de Berlín, también asocio la obra con los muros”, relata.

Las artes visuales tienen también un espacio destacado en la Bienal. En la sala Cronopios se exhiben las muestras individuales de los artistas Lukas Alienígena y Carolina Favre, Santiago Paredes. Por su parte, Mariel Uncal Scotti, inaugura la muestra colectiva "Y ahora, ¿qué hacemos?", curada por Tainá Azeredo.

Lukas Alienígena “viaja y dibuja”, advierte un texto que lo presenta en el centro cultural. Nació en el 90 y es oriundo de La Matanza. Empezó la obra el año pasado, a partir de la recolección de imágenes que iba capturando y cuando al fin las recopiló, notó que se trataba de “un relato de los lugares periféricos” que recorre a diario.

“Cuando me encuentro con algo interesante, trato de capturar el momento, sacar una foto o recordarlo y después dibujarlo”, cuenta Lukas sobre el proceso creativo y afirma que lo cautiva “lo común, lo cotidiano: desde una familia de gatitos con la mamá amamantando hasta un muñeco de San La Muerte colgando de un alambrado en el medio de la ruta”.

Sus dibujos incluyen animales que realizan tareas cotidianas: viajan en colectivo, hacen las compras o utilizan el celular. “Vengo trabajando hace rato en la propuesta de que los animales hagan tareas que hacen las personas, pero fue siempre a partir de una relación con los dibujos animados y con el anti especismo”, expresa Lukas y agrega que él no come carne hace diez años. “Me da igual si es un perro, una vaca o un pollo”, sentencia y afirma que siempre se conectó con los personajes de dibujos animados que son animales.

“De algún modo, creo que la relación animal es parte de mi estilo. No dibujo humanos. Intento que genere empatía y la gente puede pensar que es anti 'especista' o que son personajes híbridos”, dice.

Las imágenes están trabajadas con marcadores y fibras negras sobre un fondo blanco. Hace rato que Lukas Alienígena dejó de usar el color. “Voy más a lo directo, a la imagen, que es lo que más me interesa”, asegura.

En el marco de la Bienal, otra de las grandes apuestas es "Terra Incógnita", una muestra que articula las obras de Renata Schussheim con los participantes de ediciones anteriores: Emilia de las Carreras, Dana Ferrari, Nazareno Pereyra y Ramiro Quesada Pons. A través de una gama de colores tierras, en el centro de la sala, se despliegan esculturas con formas similares a las de una persona pero alargadas, oblicuas o redondeadas. Cerca de ellas, se ubican botellas de diferentes tamaños y elementos similares a computadoras portátiles.

Al fondo de la sala, se encuentra la muestra de Schussheim, en la que se despliega un proyector con imágenes del océano o de tierra que se mueve con el viento. Y enfrente está ubicada la estatua de una sirena pelirroja de cola azul escamada.

En la terraza del Recoleta, a lo largo de estos cuatro días habrá recitales con músicos emergentes, como el de la joven cantante Jimena Gonik, quien el sábado presentará junto a su banda el disco "Romantik".

Durante la pandemia, Gonik escribió canciones, un poco como terapia y otro poco porque estaba aburrida. “Le escribí a un productor que me gustaba cómo trabajaba y sacamos un primer tema que fue ´Negra confusa´”, recuerda la cantante. Lo compuso en febrero del 2020 y durante ese año grabaron también un video clip. Al año siguiente, comenzó a crear “Romantik”, el álbum integrado por seis canciones que saldrá el 12 de mayo.

“El concepto del disco habla de la descomposición de la idea del romance y el hecho de vivir de una manera romántica, lo cual creo que puede ser tu mejor amigo o tu mayor enemigo: esa intensidad tanto en los vínculos como en la vida misma”, explica la cantante. Y acota: "Habla de cómo eso se puede descomponer, de ver esa destrucción sin una connotación negativa. Porque ahora ya nada es lo que era, porque estamos en una pandemia y todo puede morir pero la idea de lo efímero también a veces trae calma. Si esto se va a descomponer, disfrutemos…”, propone Gonik.

La programación de la Bienal Joven también incluye las lecturas de poesía y relatos en el Patio de los Naranjos por parte de los jóvenes escritores que participaron de esta edición. Simultáneamente, habrá ciclos de películas, teatro y danza. En la categoría de cine, por ejemplo, las tres películas producidas en esta edición tienen como hilo conductor el uso de material de archivo y tendrán su estreno en la sección Foco Bienal de BAFICI hoy y mañana en el cine Cosmos. Las obras también se proyectarán en el Recoleta los días sábado y domingo con entrada libre y gratuita previamente reservada en la web de La Bienal. (Télam)