Artistas ucranianos se presentaron en la 59 Bienal de Venecia para ser voceros de los hechos bélicos que están acaeciendo en su país, tal el caso de Pavlo Makov, quien se había mostrado reacio a dejar la ciudad de Kharkiv, pero después de dormir en un refugio antiaéreo durante una semana decidió que tenía la obligación de representar a Ucrania en la 59 Bienal de Venecia.

El mensaje del artista ucraniano, más de allá de buscar un tono pacifista, resalta las diferencias entre los países en conflicto: "La idea de Rusia es eliminar Ucrania y eliminar la cultura ucraniana. Si no tiene cultura, Ucrania no existe", manifestó el artista que decidió viajar a Italia para instalar su exposición.

Makov y su equipo, incluida la curadora Maria Lanko, estaban decididos, dijo Pavlov, a "mostrar que estamos aquí y existimos. No estoy citando a Churchill directamente, pero habló sobre las cosas por las que estamos luchando, y estamos luchando por nuestra cultura, nuestra forma de ver el mundo", sostuvo.

El trabajo de Makov se llama "Fuente del agotamiento": una pirámide de 78 embudos de bronce colocados en niveles, a través de los cuales fluye el agua. La idea original surgió en 1995, cuando, debido a graves inundaciones, la ciudad de Kharkiv se quedó sin suministro de agua durante varias semanas.

Cuando comenzó la invasión el 24 de febrero, Lanko se subió a su automóvil, con las chimeneas de bronce en el maletero. Seis días después, con las carreteras bombardeadas y las rutas atascadas, llegó a la frontera. En Milán, encontró un fabricante que podía recrear las partes de la obra de arte que no había podido llevarse, informó la agencia de noticias AFP.

Makov describió cómo él y su familia inicialmente se habían mostrado reacios a abandonar Kharkiv, a pesar de un período aterrador en febrero cuando "la vida era como un péndulo que se balanceaba primero de esta manera y luego de esa".

Después de una semana durmiendo en un refugio antiaéreo debajo del centro de artes de la Universidad de Kharkiv, él, su esposa, algunos amigos cercanos y su madre (y sus gatos) se pusieron en camino. Una vez que su madre se instaló a salvo en Viena, partió hacia Venecia. "Sentí que no soy tanto un artista o un individuo, sino más bien un ciudadano de Ucrania. Sentí que Ucrania tiene que estar representada", sostuvo.

El equipo también está organizando la Piazza Ucrania, un pabellón temporal en la sede principal de la Bienal, los Giardini, que albergará charlas "centradas", dijo Lanko, "en descolonizar Ucrania de Rusia y dar importancia a la cultura ucraniana".

Mientras tanto, la escritora y artista Yevgenia Belorusets pasó los primeros cuarenta días de la guerra en un pasillo de su casa de Kiev, lo más lejos posible de cualquier cristal que pudiera romperse, "con mi computadora y en coche, un teléfono cargado, un pasaporte y documentos a mi lado", explicó.

Su diario de guerra, acompañado de sus sencillas fotografías, se mostrará en "Esto es Ucrania", una exposición colateral de la Bienal de Venecia. La sede del espectáculo, Scuola Grande della Misericordia, está adornada con carteles azules y amarillos con las palabras "Estamos defendiendo nuestra libertad" escritas a mano por el presidente, Volodimir Zelenski. La exposición está financiada por el oligarca ucraniano y donante de arte, Victor Pinchuk.

Además del diario de Belorusets, "Esto es Ucrania" incluye las enormes pinturas de Lesia Khomenko de hombres comunes transformados de sus vidas habituales en soldados. Las instalaciones de Nikita Kadan utilizan fragmentos de metal arruinado y retorcido que recogió tanto del conflicto en Donbass en 2014 como de las calles en la guerra actual.

Una pared está cubierta con más de 300 fotografías de madres de hombres que perdieron la vida en la guerra de 2014. Damien Hirst ha contribuido con una pintura de mariposa azul y amarilla.

"El frente cultural también es un frente", dijo Björn Geldhof, director del Centro de Arte Pinchuk en Kiev. "Hay soldados defendiendo nuestra libertad todos los días. No todos somos soldados, pero todos tenemos una tarea y una misión".

Pinchuk hizo su fortuna con las tuberías de acero en los años posteriores al colapso de la Unión Soviética. Es yerno del segundo presidente postsoviético del país, Leonid Kuchma, cuyo régimen fue acusado reiteradamente de corrupción. "Esto es Ucrania" ocupa este año el lugar del premio de arte Future Generation, que la fundación de Pinchuk organiza cada dos años en Venecia desde 2010.

Por otro lado, los rusos no aparecen en la Bienal. Su pabellón nacional en una de las sedes principales, los Giardini, está vacío después de la renuncia de su equipo. El martes, un guardia armado patrullaba el edificio, propiedad del estado ruso. También está ausente el yate del multimillonario Roman Abramovich, una vista habitual en años anteriores.

(Télam)